CIUDAD DE MÉXICO, 23 de febrero de 2017.- El secretario de Seguridad Interior del Gobierno de Estados Unidos, John F. Kelly, aseguró que no habrá deportaciones masivas y que su secretaría procederá de manera legal y con respeto a los derechos humanos y el sistema jurídico estadounidense, el cual es amplio e incluye varios niveles de apelación.

“Repito, no se utilizarán fuerzas militares en operaciones migratorias. Vamos a abordar estas operaciones de forma sistemática y organizada para obtener resultados de forma cooperativa y respetando la dignidad humana”, reiteró.

En un mensaje en conjunto con el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, el funcionario estadounidense adelantó que la deportación se concentrará en elementos delictivos que han entrado a su país, y se hará en estrecha coordinación con México.

“Lo que sucede en México afecta la seguridad de Estados Unidos y lo que sucede en los Estados Unidos afecta la seguridad de México”, expresó al referir que juntos, ambos países administran la frontera con más cruces migratorios en el mundo.

Dijo que personal de su secretaría trabaja con su contraparte en el gobierno mexicano para combatir la trata de personas y el comercio ilegal.

“Tenemos una corresponsabilidad para manejar esta frontera común y amplia colaboración profunda, pues son más de mil 500 millones de dólares del comercio diario”, indicó.

Kelly señaló que la migración debe ser “segura, legal y ordenada”, por ello, ambos gobiernos se encuentran profundizando la cooperación para que haya menos migrantes que emprendan un peligroso viaje hacia los Estados Unidos.

Más información aquí.