ACAPULCO, Gro., 25 de junio de 2020.- Funcionarios de los tres niveles de gobierno constataron la tarde-noche de este jueves que no hay derrames residuales a la bahía de Acapulco, luego que se difundieran en redes sociales videos de una supuesta descarga de aguas negras que, en realidad, se trata de corriente pluvial de una de las 21 cuencas hidrológicas que desembocan al mar.

De acuerdo con un boletín, el secretario General del Ayuntamiento, Ernesto Manzano Rodríguez encabezó inicialmente un recorrido de supervisión en el área de las playas Icacos I y II, donde usuarios de redes sociales captaron videos comentando que escurría agua de drenaje, imágenes que fueron replicadas con la versión errónea de contaminación, lo cual desmintieron funcionarios de los tres niveles de gobierno que son especializados en el tema de saneamiento.

Norma Arroyo Domínguez, directora de la Comisión Nacional del Agua (CNA) en Guerrero; Arturo Palma Carro, titular de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (CAPASEG), y Leonel Galindo González, director general de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA), constataron que no hay irregularidades en colectores ni cárcamos sanitarios del organismo paramunicipal.

Galindo González aseveró durante el recorrido de supervisión que “no hay descargas residuales, lo que está ocurriendo, repito, es agua de la lluvia que está bajando todo lo acumulado durante el periodo de sequía, el periodo de estiaje; lo está bajando, es la primera lluvia fuerte en todo Acapulco y aquí está, lo estamos constatando en vivo y en directo”.

Ernesto Manzano destacó, al igual que los representantes de CAPAMA, CAPASEG y CNA, que mantienen acciones preventivas y correctivas de manera coordinada para el cuidado de la bahía de Acapulco, trabajo prioritario que, por primera vez en muchos años, ha sido atendido con medidas responsables por parte del Gobierno Municipal encabezado por la alcaldesa Adela Román Ocampo.

Sobre lo ocurrido este jueves en el área de Playa Icacos, Manzano Rodríguez dijo que un dique de arena impedía la salida del agua y al colapsar, por la presión de la fuerte corriente pluvial que bajada, se observó el ingreso de agua turbia a la bahía, producto de los sedimentos arrastrados desde las partes altas del anfiteatro.

En el recorrido de supervisión también participaron la directora de Ecología y Protección al Ambiente, Guadalupe Rivas Pérez, y el coordinador de Protección Civil y Bomberos, Cuauhtémoc Gayosso Pérez, quienes dejaron constancia que en meses previos se retiraron 35 toneladas de basura de 135 cauces y arroyos pluviales que cruzan la ciudad.