ACAPULCO, Gro., 6 de marzo de 2020.- El director de la secundaria técnica número 117, Rafael Ramírez Castañeda, profesores y padres de familia denunciaron que funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), así como la empresa constructora Ireca, elevaron el costo de la obra del plantel, por lo que no hay fecha para que sea concluida.

En conferencia en la escuela, ubicada en la avenida Ejército Libertadores de la colonia Simón Bolívar, el director Raymundo Desiderio de la Cruz explicó que las obras comenzaron en diciembre del año pasado, cuando los jóvenes estaban de vacaciones.

Mencionó que a finales del 2019, el titular de Sedatu federal, Román Meyer Falcón, acudió al plantel junto con funcionarios estatales y municipales, y aseguró que en un primer momento les dijeron que se destinarían 20 millones de pesos para la rehabilitación, después 18 y al final quedó en poco más de 15 millones de pesos.

Acusó que hasta el momento no les han entregado un expediente técnico ni un desglose de las obras a realizar. Denunció también que el enlace de Sedatu con la escuela, Moisés Molina, les negó la información y tuvieron que obtenerla a través de una solicitud a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Explicó que el monto total de la obra es de 15 millones 839 mil 465.83 pesos, de los cuales tres millones 16 mil 594 pesos son para la construcción de 137 metros lineales de la barda perimetral, dos millones 896 mil 805 pesos para la instalación eléctrica, dos millones 758 mil 870 pesos para impermeabilizar los edificios, un millón 251 mil 536 pesos para reparar muros y bardas, y poco menos de 500 mil pesos para remodelar los baños, colocar malla ciclónica, adquirir un nuevo transformador, construir una cisterna, gradas, vestidores, estacionamiento y plaza de acceso, además de pintura, cancelería y jardinería.

Por otra parte, reprochó que algunas obras no cumplen con las cuestiones técnicas, pues las bardas no tienen cimentación ni cadenas, mientras que el aplanado y los edificios ya se cuartearon.

El administrativo indicó que por la obra, los estudiantes tienen un mes sin clases. Detalló que regresaron de vacaciones el 8 de enero, pero tuvieron que suspender desde el 10 de febrero hasta el 28 porque la constructora pidió más tiempo para concluir los trabajos. Después solicitó otra prórroga del 2 al 6 de marzo y el jueves 5 volvieron a aplazar la entrega, ahora hasta el día 13.

Por lo anterior llamó a las autoridades educativas a agilizar los trabajos, y al gobierno de Acapulco pidió que revise la obra y vigile que se cumpla con el recurso asignado.

En la conferencia también estuvo presente la subdirectora educativa Paula Dávila Reyes, el presidente del Comité de Padres de Familia, Sergio Jaime Jiménez, así como profesores y papás de los jóvenes.