ACAPULCO, Gro., 22 de mayo de 2019.- “¡No me voy a dejar!”, advirtió el ex alcalde Evodio Velázquez Aguirre, luego de que la Auditoría Superior del Estado (ASE) determinó que tres ex directivos de su administración en la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA), deberán resarcir 146 millones 922 mil 607 pesos y además fueron inhabilitados.

En un texto en su página de Facebook, que acompañó de un video explicativo, Velázquez Aguirre reiteró que existe una persecución y revanchismo político en su contra, de la que no se dejará, y expresó que seguirá hablando de frente y con la cara en alto.

También arremetió contra el auditor superior del estado, Alfonso Damián Peralta, de quien dijo cuida y protege su trabajo, representando a intereses políticos y no técnicos. “Es claro pues un manejo sesgado y político de la información, es clara la persecución de la que he sido objeto desde el primer día de mi gobierno y hasta el día de hoy”, insistió.

Sostuvo que solicitará de manera formal una audiencia con el auditor, con el fin de que aclare de frente cualquier situación sobre su persona, pues indicó que en su caso, en ningún momento ha sido inhabilitado para continuar con su vida política y profesional.

Antes, subrayó que como presidente del Consejo de Administración de CAPAMA compartió “responsabilidades, con el mismo derecho a voz y voto, con el gobierno del estado y el gobierno federal, por lo que no podemos aceptar algún acto de irregularidad”.

En alusión a los ex funcionarios sancionados, entre ellos su muy cercano amigo Guillermo Galeana Salas, quién fuera director de Finanzas de la CAPAMA, dijo que “cada quien tendrá que cumplir con sus procesos jurídicos y será responsable de su actuar”.

No obstante cuestionó, el por qué hasta ahora termina una auditoría de 2016, a ocho meses de su salida como alcalde y a un mes después de que salió públicamente a hacer sus declaraciones. “Me surge también la duda de por qué no se avalan y no se conocen los resultados de las auditorías realizadas a las anteriores administraciones. Dónde están, por qué no las conoce el pueblo de Acapulco”, dijo.

Como informó Quadratín, la Auditoría Superior del Estado determinó sancionar al ex director de CAPAMA, Javier Chona Gutiérrez, al ex director de Finanzas y Administración, Guillermo Adolfo Galeana Salas y al ex director de Operación, Juan Antonio Ramírez Valle, quienes deben resarcir 146 millones 922 mil 607 pesos entre los tres, además de haber sido inhabilitados para la función pública.