CIUDAD DE MÉXICO, 6 de febrero de 2020.— La investigación para conocer la verdad de lo ocurrido con los 43 jóvenes de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, sumará más dependencias del Gobierno federal, y se están tratando de limpiar los restos hallados cerca de Iguala y que se cree que podrían pertenecer a los normalistas, para seguir con las indagatorias.

Los padres de los 43 normalistas desaparecidos sostuvieron este jueves un encuentro con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, acompañados de su abogado, Vidulfo Rosales Sierra.

El representantes de los padres reconoció que si bien sobre las indagatorias de la localización de los 43 jóvenes estudiantes aún no hay novedades, seguirán con las reuniones con el Primer Mandatario.

Reveló que los restos hallados durante las investigaciones están infectados, por lo que “no se puede avanzar, están contaminados y hay que descontaminar para enviarlos (y seguir con los análisis)”, con el objeto de determinar si son de algunos de los 43 desaparecidos.

Durante la reunión de enero pasado con el presidente López Obrador, el abogado informó que forenses se encuentran trabajando en la identificación de los cuerpos que serán analizados tanto en México como en Innsbruck, Austria, y son los que están tratando de rescatar para los análisis posteriores que se requieren.

Este jueves, a su salida por la puerta 8 de Palacio Nacional, el también vocero de las mamás y papás, anticipó que de acuerdo al calendario que se acordó desde un primer encuentro con el Jefe del Ejecutivo, se tendrá una próxima reunión el jueves 5 de marzo.  

Rosales resaltó que uno de los avances de la investigación es que, en ese siguiente encuentro, estarán involucradas otras personas del Gabinete “para ir dando respuestas concretas”.

La nota en Quadratín México.