CHILPANCINGO, Gro., 7 de mayo de 2016.- El gobernador Héctor Astudillo Flores aseguró que el movimiento de 300 personas armadas que esta semana ingresó al menos dos veces a Zitlala y  Chilapa, “no es de policías comunitarios comunes, sino un asunto delicado, que habrá que revisarse”.

Entrevistado esta mañana durante un evento de entrega de obras en Chilpancingo, al mandatario estatal se le preguntó sobre la incursión del grupo armado Por la Paz y la Justicia en Chilapa y Zitlala los días 4 y 6 de mayo, el mismo grupo que irrumpió en esos municipios el pasado 9 de mayo del 2015.

En respuesta,  Héctor Astudillo sostuvo que este grupo “no es de policías comunitarios comunes”, y señaló que “un movimiento de 300 personas para buscar a una persona desaparecida es un asunto que llama la atención y habrá que revisar lo que pasa ahí, por lo pronto no hay que permitir que se metan a las cabeceras municipales”.

Señaló que los hombres armados ya se retiraron de Chilapa y regresaron a sus pueblos.

Sobre los helicópteros que sobrevolaron esta mañana dichos municipios del Centro del estado, Astudillo Flores aseguró que se trató de la Policía Estatal, y que a bordo de las aeronaves iba el secretario de Seguridad  Pública del estado, Pedro Almazán, así como efectivos de la Marina para supervisar la zona.

Asimismo informó que en Chilapa y Zitlala permanecen 300 agentes de la Policía Federal y 500 del Ejército mexicano.