IGUALA, Gro., 23 de septiembre de 2019.- Padres de los 43 normalistas desaparecidos en 2014 y estudiantes de la escuela Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa rompieron cristales y lanzaron cohetones a las instalaciones del Palacio de Justicia de este municipio, en demanda de que les entreguen los videos que grabaron las cámaras de seguridad el 26 y 27 de septiembre de ese año, como prueba de lo que sucedió en esos días.

Los manifestantes llegaron a las 12 del día en 19 autobuses, según informó el vocero de los padres, Felipe de la Cruz, como parte de la quinta jornada de lucha, por la verdad, justicia y presentación con vida de los 43 normalistas, donde también bloquearon la carretera Iguala-Chilpancingo, por el Palacio de Justicia y llevaron a cabo un mitin.

Por esta protesta, las oficinas del Palacio de Justicia estuvieron cerradas y sin trabajadores en su interior.

En entrevista, el vocero de los padres, Felipe de la Cruz señaló que hasta ahora, los videos de las cámaras de seguridad del Palacio de Justicia no han sido entregados, como parte de las evidencias para saber qué sucedió con los estudiantes. Indicó que el C-4 debe de contar con copias de estos videos que les han sido negados para hacer un mejor trabajo de investigación.

Por otra parte, rechazó que los trabajos de investigación de este caso vayan a iniciar de cero y dijo que “se van a recomponer las investigaciones porque fueron mal hechas”, además insistió en que no están de acuerdo con la liberación de presuntos implicados.

Informó que se tiene el acuerdo con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, de reunirse cada dos meses para hacer un balance de la investigación y los avances y agregó que la Comisión “nos da la certeza de que se harán las cosas bien”.

Al término del mitin, los padres de los 43 y estudiantes comenzaron a abordar los autobuses para trasladarse a la Raúl Isidro Burgos. A la par, un grupo de jóvenes con los rostros cubiertos con paliacates comenzó a lanzar piedras contra los cristales del Palacio de Justicia y también cohetones. Después de esto tomaron el rumbo hacia la ciudad de Chilpancingo.