CHILAPA, Gro., 20 de mayo de 2015.- El grupo de autodefensa conformado por 15 comunidades de Chilapa se deslindó de la desaparición de entre 12 y 30 personas de la cabecera municipal.

 

El comisariado ejidal de Xiloxuchican y líder de la autodefensa, Apolonio Villanueva Jiménez, reconoció que realizaron varias detenciones durante la irrupción armada a la cabecera municipal de Chilapa, del 9 al 14 de mayo.

 

Sin embargo, sostuvo que todos los detenidos por la autodefensa fueron liberados durante la madrugada del 10 de mayo.

Villanueva Jiménez dijo que no estaba enterado sobre la desaparición de entre 12 y 30 personas, las cuales ocurrieron en los días que la autodefensa mantuvo sitiada la cabecera municipal.

 

“No tenemos a nadie, a los que detuvieron los policías comunitarios los entregábamos; eran puros chavos que andaban de motociclistas y los canalizábamos con sus papás”, aseguró.

 

Indicó que muchos de los jóvenes detenidos “tomaron como un juego” el relacionarse con la delincuencia organizada.

 

Por este motivo, durante los interrogatorios varios de ellos aceptaron e incluso presumieron que trabajaban como informantes o “halcones” para los grupos criminales.

 

Incluso, relató que a uno de los detenidos “se le fue un tiro” al momento de su captura, el cual por fortuna no impactó a nadie.

 

“Les llamamos la atención a todos los detenidos, yo mismo les dije a los comunitarios que los liberaran porque no me gustaría que cometieran un error, porque algunos andaban muy agresivos”, recordó.

 

El comisariado se deslindó de la retención de los que hoy se reportan como desaparecidos: “Eso sería ir contra la ley. Si nosotros estamos buscando que no haya violencia, no veo porque habríamos de agarrar a una persona igual, yo no estaría de acuerdo”, dijo.

 

Argumentó que el levantamiento armado que inició el 9 de mayo fue un acto de desesperación, porque los grupos delictivos desaparecieron a 30 personas de las comunidades de Acalco, Juxtlahuaca, Ayahualulco, Vista Hermosa, Cuauhtenango, Tlamixtlahuacan, Cuauhtzingo, Matlala, San Pedro, Jaguey, Xiloxuchican, Zacazonapa, Colotepec, San Ángel y Atenxoxolo.

 

Explicó que los comuneros eran víctimas de desaparición cuando salían de sus pueblos para vender sus mercancías o trabajar en la cabecera municipal de Chilapa, donde eran interceptados por criminales.

 

El comisario de Xiloxuchicán relató el último caso de desaparición: “Eran cuatro personas, un señor y sus hijos que llegaron a Chilapa a trabajar como albañiles. Ya iban de regreso, pero antes de partir hicieron unas compritas, dejaron sus mochilitas en la parada de las urvans y ya no regresaron, alguien los agarró en el mercado”.

 

Villanueva Jiménez reconoció que hay pocas posibilidades de encontrar con vida a los desaparecidos.

 

Sin embargo, aún tienen la esperanza de encontrar los cadáveres, ya que el jefe del grupo delictivo Los Rojos, Zenén Nava Sánchez, se comunicó con él para negociar.

 

Zenén Nava, alias El Chaparro, les ofreció la entrega de los restos, a cabio de que la autodefensa abandonara la cabecera municipal de Chilapa

 

“Me dijo que si nos retirábamos  de Chilapa él iba a luchar para entregarnos a los difuntos que estaban desaparecidos, que iban a buscarlos con su gente y que si los hallaba los iban a poner en una comunidad para que los encontráramos nosotros”, detalló.

 

La autodefensa abandonó Chilapa el 14 de mayo; El Chaparro ya no se volvió a comunicar con ellos, para dar seguimiento a la entrega de los comuneros desaparecidos.