IGUALA, Gro. 26 de diciembre de 2014.- El Sur de Acapulco reporta que cuatro hombres armados y encapuchados levantaron a una mujer y sus tres hijas menores de edad en la céntrica calle Álvaro Obregón de esta ciudad el 19 de diciembre, y tres días después la mujer fue liberada, pero no sus hijas.

 

Horas antes del plagio, la madre de las menores denunció ante la agencia del Ministerio Público que había recibido amenazas en su domicilio de la colonia Jardines Campestre mediante una hoja de papel en la que le pedían 10 mil pesos y la entrega de cuatro armas de fuego.

 

Según fuentes policiacas, el 19 de diciembre por la mañana la señora María Luisa Rivera Hernández, denunció ante la agencia del Ministerio Público que en su domicilio de la calle Jardín de la colonia Jardines Campestre de esta ciudad, había recibido un mensaje amenazante a través de una hoja de cuaderno dejada en su domicilio.

 

Este 22 de diciembre, luego de tres días estar plagiada, amordazada, cubierta de los ojos y atada de pies y manos, la mujer fue liberada de una casa de seguridad en la que estuvo, y ese mismo día presentó su denuncia ante el Ministerio Público, según una copia de la denuncia en manos de este corresponsal.

 

La mujer denunció que el 19 de diciembre a las 8:00 de la noche, horas después de que presentó su denuncia de las amenazas que recibió en su domicilio, en la calle Obregón del centro de esta ciudad, mientras esperaba una combi de transporte de pasajeros con sus tres hijas, cuatro encapuchados bajaron de un carro blanco con los vidrios polarizados, las subieron por la fuerza y se las llevaron.

 

Ahí perdió el conocimiento. Y amaneció en una casa, amordazada y atada de pies y manos por tres días, durante los que sólo recibió pan y agua para comer de manos de un hombre encapuchado.

 

Mencionó que, después de esos tres días que estuvo plagiada, fue sacada de la vivienda, la hicieron caminar por un cerro, y recuerda que paso por un charco de agua, posteriormente la subieron a otro carro donde la llevaron a una banca de cemento, donde le dijeron “te vamos a desamarrar hija de tu puta madre da tres pasos adelante y no voltees”, y la dejaron en libertad.

 

Señala que fue liberada ya en la noche, y reconoció que el lugar era la parada de autobuses de la carretera México-Acapulco, en el tramo Iguala-Santa Teresa, en el crucero de Rancho del Cura y la

 

Según el informe de la mujer, hasta esa fecha desconocía el paradero de sus hijas y las condiciones en las que se encuentran, ya que no había tenido comunicación con ellas ni con los plagiarios.

 

Leer más en El Sur de Acapulco