CHILPANCINGO, Gro., 11 de junio de 2016.- El asesor de medio ambiente de la fracción parlamentaria del PRD en el Congreso de la Unión, Octavio Klimek, consideró que el problema del desabasto de agua en la capital se resolverá cuando exista voluntad política y los servidores públicos entiendan que las inversiones millonarias en obras no servirán de nada si no se ejerce un proyecto integral socio-económico para las comunidades y regiones naturales de donde viene el agua, como en la Sierra de Guerrero.

En exclusiva para Quadratín Guerrero, a Octavio Klimek se le consultó acerca de la falta de agua en Chilpancingo, la cual ha sido el motivo de más de 35 manifestaciones ciudadanas este año en exigencia del servicio del que el gobierno local no da respuesta clara; y que el gobierno federal ha incumplido, luego de que en una visita de campaña el pasado 14 de abril del 2012, el presidente Enrique Peña Nieto prometiera más agua para la capital de Guerrero.

En respuesta, el asesor perredista señaló: “hay un problema claro, que es el ecosistema y las cuencas, pero no se puede presuponer que el problema del agua se va a resolver con grandes inversiones como el caso de la minería. Hay factores ambientales y sociales, el dinero no sólo debe ser para obras sino que se debe invertir en la conservación de bosques, pero esto se complica porque en las zonas de donde viene el agua para Chilpancingo existe tala ilegal de árboles y cultivos ilícitos”.

“Los servidores públicos deben entender que no es pura inversión millonaria en obras, sino también en el desarrollo integral. El gobierno federal tiene la capacidad para implementar acciones que articulen los pagos ambientales a la gente, como en el caso de las comunidades de Acahuizotla y Azinyahualco de donde se tiene detectado que existe agua. Debe haber voluntad política y visión de articular, ayudar a la gente con recursos para que conserve sus bosques, lo que genera  un desarrollo integral. Pero se ven acciones frías, aparte un problema de ineficiencia en el sistema local con  factores externos que no ayudan al aprovechamiento de esos recursos”, agregó.

Klimek sostuvo su propuesta del desarrollo integral del agua derivado de unas cifras que difundió la Comisión Nacional del Agua (Conagua) en las que se indica que el estado de Guerrero se ubica en dos regiones hidrológicas-administrativas: la IV Balsas y la V Pacífico Sur.

La región IV Balsas tiene una disponibilidad natural media per cápita de 21 mil 991 millones de metros cúbicos por año de agua renovable mientras que la región V Pacífico Sur tienen 32 mil 683 millones de metros cúbicos. No obstante, Conagua estima que para el año 2030 la disponibilidad natural media per cápita aumente en una región y disminuya en la otra.

Klimek indicó que las cifras de Conagua apuntan que en la región del Pacífico Sur, para el 2030, el agua renovable podría incrementar a 800 mil, esto porque la dependencia prevé la disminución de la población.

Mientras que en la región del Balsas podría disminuir a mil 987 millones de metros cúbicos por habitante para el 2030, por el aumento de al menos 60 mil personas en los próximos años.

Asimismo dijo que estas no son cifras alarmantes porque aún así Guerrero  quedaría en el promedio nacional de consumo de agua por persona, los cuales, explicó, varían por factores como el clima, el cambio climático y el calentamiento de la superficie terrestre.

“Pero no hay que cantar mucho optimismo, porque a pesar de que tengas mucha agua per cápita, no toda la gente puede acceder de la misma forma justa al agua. Por eso en Guerrero debe implementarse el Instituto de cambio climático, que atienda  proyectos del cambio ambiental, con gente capacitada que aporte proyectos en soluciones técnicas con una visión integradora y de sostenibilidad a futuro”, concluyó.