ACAPULCO, Gro., 5 de junio de 2020.- La coordinadora de Vinculación con Instancias Públicas y Sociedad Civil de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), Violeta Parra Reynada informó que el estado ocupa el lugar 16 a nivel nacional en feminicidios.

Durante el tercer conversatorio virtual organizado por el organismo defensor de derechos fundamentales, Parra Reynada detalló durante su participación que en la lista de los 100 municipios con más feminicidios del país, Acapulco y Coyuca de Benítez ocupan los lugares 27 y 28 con dos casos cada uno; mientras que Azoyú, Huitzuco, Taxco y Tecpan se ubican en los lugares 92 al 95 con uno en cada uno.

La feminista citó los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), que indican para los delitos cometidos contra mujeres de enero a abril de este año, “según el bien jurídico afectado” en cifras del país, que el 47.95 por ciento se cometió contra su patrimonio, el 12.89 por ciento contra la familia, el 2.98 por ciento contra la libertad e inseguridad sexual, el 1.59 por ciento homicidio doloso y el 0.05 por ciento fue feminicidio.

Abundó también en cifras nacionales que de enero a abril de 2017, hubo 235 feminicidios, 277 en 2018, 305 en 2019 y de enero a abril de 2020 y en plena pandemia, van 308.

“Como vemos el crecimiento ha sido sostenido, pero si nos vamos a las víctimas de homicidio doloso a nivel nacional, podemos ver que los números son realmente escalofriantes”, subrayó.

De enero a abril de 2017 fueron 722 los homicidios dolosos contra mujeres, 861 en 2018, 884 en 2019 y 987 en 2020.

Especificó que en abril de este año, se registraron 200 asesinatos de mujeres, es decir 0.409 mujeres por cada 100 mil habitantes “la tasa más alta registrada en los últimos años”, lo cual significa que “en México las mujeres son las principales víctimas de violencia”.

Explicó que en 2019 hubo 116 mil 751 casos de lesiones a causa de violencia intrafamiliar, de los cuales, el 92.59 por ciento ocurrieron dentro del hogar. “Esto es que por cada caso de violencia familiar que hubo fuera de la vivienda, hubo 12.5 casos que ocurrieron dentro, de éstos casos, 103 mil 462 fueron mujeres las pacientes, es decir el 95.71 por ciento; cuatro mil 629 fueron hombres, es decir el 4.28 por ciento y en 10 casos no se especificó el sexo del paciente”.

Añadió que las cifras destacan que de cada hombre lesionado por violencia familiar dentro de la vivienda, 22.35 mujeres recibieron atención médica por la misma causa.

“Del total de mujeres atendidas (en un hospital o clínica), el 84.74 por ciento identificaron a un hombre como su agresor, mientras que en el caso de los hombres, el 20.89 por ciento señalaron una mujer como su agresora, esto es que, por cada hombre atendido por violencia familiar en una unidad médica, hubo 91 mujeres que ingresaron por lesiones infringidas por hombres de su familia”, resaltó.

Continuó: “Quisiéramos que no fuera así pero los números no mienten, las cifras oficiales de esta otra pandemia, nos demuestran cuán lejos estamos aún de aplanar la curva cuando hablamos de agresiones en contra de las mujeres”.

Posteriormente, indicó que son reconocidas en menor medida otros tipos de violencias como las que dejan daños psicológicos y que son sutiles, pues no producen víctimas mortales, no obstante, sí dejan graves afectaciones a la salud emocional de las mujeres y se conocen como micro machismos.

El conversatorio estuvo moderado por el ombudsperson de Guerrero, Ramón Navarrete Magdaleno y participaron también la delegada regional de Derechos Humanos, Fanny Ruth Lara Figueroa y la coordinadora del Servicio Civil de Carrera, Josefina Martínez García.