IXTAPA, Gro., 22 de febrero de 2021.- Trabajadores de restaurantes, que también la han pasado mal por la contingencia sanitaria, tenían la esperanza de reponerse durante el periodo de turismo internacional pero prácticamente no se dio la temporada alta por ausencia de turismo extranjero.

La situación se ha tornado difícil, sobre todo para meseros, cocineros y demás personal que recibe bajos salarios y completa sus ingresos con las propinas de los turistas, y además los negocios no han estado al 100 por ciento con las medidas y restricciones sanitarias.

Incluso, en algunos negocios de playa los trabajadores: meseros, cocineros, garroteros y demás no cuentan con un salario fijo, y solamente dependen de la comisión por venta y las propinas por lo que se esmeran en el servicio.

El mesero de gran trayectoria Alberto Martínez López manifestó que la afluencia de turismo ha estado muy baja, alrededor del 20 por ciento, que levanta un poco los fines de semana; “los restaurantes no han cerrado, pero estamos luchando”.

Comentó que muchos trabajadores reciben el salario mínimo y completan su sueldo con las propinas para llevar el sustento familiar; sin embargo, son muchos gastos y esperan una buena propina.

Por ello comenta que su situación se ha tornado muy complicada pues no hay visitantes de Canadá y Estados Unidos, que son los que dejan mejores propinas; “son 50 pesos de pasaje ida y vuelta para ir a trabajar a Ixtapa y la otra mitad del salario no alcanza ni para desayunar en la casa”.

Martínez López, quien tiene una experiencia de unos 30 años, mencionó que un americano deja al menos 100 pesos de propina y los connacionales apenas dejan el 10 por ciento de la cuenta, es por eso que su panorama es gris en estos momentos.

Aunado a lo anterior, dijo, la mayoría de los visitantes no acuden a los restaurantes, pues es mucho del turismo que llega en autobuses los fines de semana, pero trae sus propios alimentos y trata de no gastar, vienen con un presupuesto limitado.