CIUDAD DE MÉXICO, 25 de febrero de 2017.- Con un llamado a ser compañeros de viaje de toda persona y en toda situación con su testimonio y apoyo, el Papa Francisco invitó a los párrocos a estar cerca, con el estilo propio del Evangelio, en el encuentro y en la acogida con aquellos jóvenes que prefieren convivir sin casarse.

“Ellos, en el plano espiritual y moral, están entre los pobres y los pequeños, para los que Iglesia, sobre las huellas de su Maestro y Señor, quiere ser madre que no abandona sino que se acerca y por los que se preocupa”, expresó este sábado durante una audiencia a los participantes en el curso de formación para párrocos, promovido por la Rota Romana, sobre el nuevo proceso matrimonial.

En el encuentro con los religiosos, el Pontífice señaló que “también estas personas son amadas por el corazón de Cristo. Tengan hacia ellos una mirada de ternura y de compasión”.

De acuerdo con el portal oficial del Vaticano, Jorge Bergoglio empezó recordándoles que lo que se ha discutido y propuesto en el Sínodo de los Obispos sobre el tema Matrimonio y familia, ha sido recibido e integrado de forma orgánica en la Exhortación apostólica Amoris laetitia.

El líder católico destacó que son los párrocos quienes están cerca de “aquellos cónyuges que, a causa de serios problemas en su relación, tienen necesidad de reavivar la fe y volver a descubrir la gracia del Sacramento; y en ciertos casos piden indicaciones para iniciar un proceso de nulidad”.

“Por eso -constató Francisco-  nadie mejor que ustedes conoce y está en contacto con la realidad del tejido social en el territorio, experimentando su variada complejidad: uniones celebradas en Cristo, uniones de hecho, uniones civiles, uniones fracasadas, familias y jóvenes felices e infelices”.

El Pontífice instó a los párrocos a ser “compañeros de viaje de toda persona y en toda situación” con su testimonio y apoyo.