CIUDAD DE MÉXICO, 14 de enero de 2021. — Guanajuato es un ejemplo, pero de lo que no se debe de hacer en políticas públicas, porque el desarrollo económico no debería cobrar como factura un alto precio, los altos índices de violencia, evaluó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

El Primer Mandatario afirmó que esta entidad federativa tendrá un “trabajo más a fondo” para tratar de revertir los indicadores de asesinatos, ya que lidera a nivel nacional en homicidios dolosos, y será con atención especial a los jóvenes.

Aseveró que la mayoría de las personas que son ultimadas y los restos humanos localizados en fosas clandestinas son de jóvenes.

“Diario estamos viendo la situación en Guanajuato… ahí tenemos que aplicarnos más”, reconoció en la conferencia matutina de este jueves en el Salón de la Tesorería del Palacio Nacional.

De los 68 homicidios ocurridos este miércoles en territorio mexicano, 13 fueron en el estado de Guanajuato, lo que representa el 19 por ciento de los asesinatos.

Lamentó el homicidio del diputado local del PAN, Juan Antonio Acosta Cano, quien fue agredido a tiros mientras caminaba por las calles del municipio de Juventino Rosas.

“Consideramos que hay en Guanajuato una profunda descomposición social que se fue gestando durante años, se abandonó la atención a la gente, el bienestar del pueblo y se permitió la creación y desarrollo  de grupos dedicados a la delincuencia”, dijo.

“Esto es un asunto muy aleccionador de cómo un modelo económico sin visión social no funciona, porque Guanajuato es de las entidades con más crecimiento económico, sin embargo, es al mismo tiempo la entidad, o está dentro de las entidades con más violencia”, consideró.

Sigue la nota en Quadratín México.