PETATLÁN, GRO.- Mil 300 familias resultaron damnificadas tras el paso de la tormenta tropical Hernán, la cual obligó a cientos de habitantes a ocupar cuatro refugios temporales habilitados en diferentes puntos del municipio.

El agua de ríos y arroyos acabó con el patrimonio de gente que ahora espera la ayuda de los tres órdenes de gobierno.

El director de Protección Civil Municipal, Rafael Abarca informó que las colonias más afectadas en la cabecera municipal fueron: El Cayuco, La Esmeralda, La Reinita, La 28, Barrio de la Hoja, El Cayuco y La Pintada.

Todos estos poblados se encuentran cerca del río que cruza Petatlán y de arroyos como el de El Mesón.

Según el reporte de comisarios municipales y de los recorridos realizados por PC, hasta este jueves al mediodía, mil 300 familias resultaron damnificadas.

A ello se sumó la pérdida total de por lo menos 10 vehículos que fueron tapados por piedras y lodo.

Entrevistado en un recorrido por las zonas afectadas, el alcalde Esteban Cárdenas Santana, dijo que muchas comunidades serranas y de la parte baja quedaron incomunicadas porque las lluvias provocaron cortes en las carreteras.

Entre ellas se encuentran: La Palma, Río Chiquito, Soledad de Maciel, Coyuquilla, San Jeronimito, entre otras más.

Precisó que en Barra de Potosí el agua de la laguna inundó la franja de restaurantes y de manera general las lluvias provocaron diversas pérdidas.

En muchos casos las piedras, el agua y el lodo acabaron con refrigeradores, televisiones, colchones, camas, sillas y con todo el patrimonio de familias que viven cerca del río o de un arroyo.

En total se habilitaron cuatro refugios temporales, dos de ellos en la cabecera municipal; mientras que otro se abrió en San Jeronimito y uno más en El Cayuco. En promedio cada espacio contaba con 80 familias.

“Comenzamos un recorrido casa por casa para ver las afectaciones, muchos perdieron todas sus pertenencias personales como ropa, estufas y refrigeradores”, explicó.

Agregó que se tenía planeada la visita del gobernador, Héctor Astudillo Flores y de trabajadores de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), con la finalidad de hacer una valoración de las afectaciones.

Hasta el cierre de esta información no se reportan víctimas mortales; aunque vacas, perros, gallinas y otros animales fueron arrastrados por las intensas corrientes.

Los damnificados hicieron un llamado a los tres órdenes de gobierno para que se les ayude, ya que en muchos casos perdieron prácticamente todo.