IGUALA, Gro., 18 de abril de 2019.- Este Viernes Santo feligreses realizaron la liturgia en cada una de las capillas del municipio. Cada barrio realizó sus propias tradiciones relacionadas con el sacrificio de Jesús de Nazaret.

En la parroquia de San Francisco los penitentes, hombres y mujeres, soportaron el calor cargando manojos de varas con espinas, descalzos y otros flagelándose hasta sangrar su espalda.

Habitantes de todas las edades participaron acompañados y apoyados de sus familias en este ritual de agradecimiento a Dios y a Jesús.

Derivado de la escenificación, una mujer de aproximadamente 45  años tuvo que ser atendida por paramédicos de la Universidad Tecnológica.