IGUALA, Gro., 10 de julio de 2020.- El alcalde Antonio Jaimes Herrera dijo que gracias a los trabajos que se han hecho para controlar y disminuir en espacios los riesgos de contagio de Covid 19, el municipio ha podido transitar del semáforo rojo a naranja.

Sin embargo, insistió que si se baja la guardia y la población no participa en la aplicación de las medidas sanitarias contra la pandemia, el riesgo de regresar al color rojo es muy corto.

En su conferencia nocturna, el alcalde afirmó que en Iguala disminuyeron los casos de coronavirus.

Sostuvo que en el Hospital General no hay casos graves y en la Unidad Covid sólo hay cuatro pacientes. “No sabemos cómo están el ISSSTE y el IMSS, pero estamos mejor que Acapulco, Chilpancingo y Zihuatanejo”, subrayó.

Respecto a por qué en Iguala no se aplican pruebas masivas como en Acapulco, Chilpancingo y Zihuatanejo, Jaimes Herrera indicó que el gobierno estatal priorizó esos municipios por el alto nivel de casos de contagios y letales, además de que Iguala ha mantenido un nivel bajo.

No obstante, consideró que sí es necesario saber cuántos casos de personas contagiadas hay, de asintomáticos, para poder actuar y evitar que haya casos graves y aumente la letalidad.

En este sentido, convocó a los habitantes a asistir al médico, al Hospital General, ISSSTE, IMSS o a la Unidad Covid por cualquier síntoma sospechoso de coronavirus, para evitar que lleguen a hospitales en condiciones graves.

Por otra parte, reconoció el trabajo que hacen los comerciantes del mercado Adrián Castrejón y del tianguis de los jueves, al mantener limpios y sanitizados sus negocios, así como cumplir con las normas preventivas.

Sobre que si será necesario cerrar el acceso a Iguala por el aumento de casos en las regiones Centro y Tierra Caliente, Jaimes Herrera consideró que por el momento no.

Reconoció que todo mundo está cansado pero insistió en que hay que seguir dando un mayor esfuerzo para llegar al color amarillo en el semáforo epidemiológico.