ACAPULCO, Gro., 26 de octubre de 2020.- Integrantes de la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción (AMIC), denunciaron que están a un paso de la quiebra debido a que no son tomados en cuenta en adjudicaciones directas, ni en las 40 licitaciones por invitación a cuando menos tres empresas, que lleva a cabo el Instituto Guerrerense de la Infraestructura Física Educativa (IGIFE) bajo la dirección de Jorge Alcocer Navarrete.

Se informó que encabezados por su presidente, el arquitecto Alfredo Felipe Avilés, denunciaron que, a pesar de ser un requisito la transparencia e imparcialidad en la adjudicación de contratos a las empresas constructoras para ejecutar obras a cargo del gobierno federal y del estado, en los hechos es letra muerta.

A pesar de ello, señalaron que ha sido una constante que los hagan a un lado y argumenten que no tienen la capacidad técnica, favoreciendo a empresas foráneas y a otras organizaciones afines, a las que les otorgan las obras en condiciones poco claras, sin licitación de por medio y de manera irregular.

El dirigente de la AMIC, Felipe Avilés, afirmó que, en su caso, han cumplido con las reglas que les han requerido, incluso han buscado encuentros con Alcocer Navarrete, pero les han comentado que por la contingencia sanitaria el director no está recibiendo a nadie, a lo que reprochan como ha adjudicado obras, tanto de manera directa y por invitación restringida si no da audiencias.