CHILPANCINGO, Gro., 27 de agosto de 2019.- El gobernador Héctor Astudillo Flores informó que ha instruido a las autoridades a ser muy cuidadosas cuando se brinde ayuda a comunidades, luego del hallazgo de balas escondidas entre víveres en Tierra Caliente, lo cual consideró que marca un punto de partida para tener precaución cuando se vaya a dar apoyo.

“La recomendación que hemos hecho en mi carácter de gobernador es que cada vez que alguien pida este tipo de ayudas, hay que tener mucho cuidado, y si alguien pide incorporarse a un convoy que va a dar auxilio a una población, hay que revisar minuciosamente qué lleva”, indicó.

En entrevista este martes, Astudillo Flores detalló que ese convoy fue enviado a Zihuaquio tras una recomendación hecha por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero, luego de que se informara en medios y redes sociales que los pobladores pedían ayuda tras presuntas balaceras.

Dijo que no solo se trató del hecho, sino que se le da seguimiento de la Fiscalía General de la República a los tres detenidos, entre ellos el comisario de Zihuaquio. Aseguró que es la primera vez que se da una situación así e insistió que fue a recomendación de Derechos Humanos.

Astudillo Flores precisó que en el convoy no sólo había despensas del DIF Guerrero, sino también otras cajas con productos diversos. “Yo creo que este acontecimiento marca un punto de partida para tener mucho cuidado cuando alguien diga ‘vénganme a ayudar, me están atacando’. Ajá, vamos a ir y hay que ver exactamente a qué se va a ir”, expresó.

Por otro lado, el gobernador admitió que hay escuelas sin clases en Tierra Caliente por los mismos conflictos que se han dado entre grupos de la delincuencia organizada que quieren asumir el control, pero no reveló cuántas.