ZIHUATANEJO, Gro., 26 de febrero de 2020.- El presidente de la cooperativa pesquera Corsarios, Gregorio Bustos Ayvar, solicitó al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) que examine una vasija de barro que encontró en la bahía de este puerto de la Costa Grande, pues cree que podría tratarse de los restos de un naufragio de hace más de 500 años.

En entrevista, el experimentado hombre de mar indicó que hace unos días, mientras buceaba para sustraer ostión, localizó la vasija a más de 10 metros de profundidad, frente al hotel La Casa que Canta en playa La Ropa.

Precisó que utilizó una barra de acero para hacer un amarre y así arrastrar la pesada vasija, que estaba llena de arena y lodo, hasta el embarcadero de la laguna de Las Salinas.

Recordó que hace 52 años, el legendario buzo Oliverio Maciel sacó dos vasijas exactamente iguales, además de un ancla en esa misma zona, las cuales muy probablemente sean parte del naufragio de un barco de carga chino que se hundió hace unos 500 años en la bahía de Zihuatanejo.

“Este hallazgo puede ser parte importante de la historia del municipio, se puede tratar de un objeto de hace siglos que se encontraba en las profundidades del mar y que ahora se tiene la oportunidad de apreciarse en un museo”, indicó, y pidió que un especialista examine la pieza para hacer una datación y determinar su procedencia.

Playa La Ropa lleva ese nombre porque, según la tradición oral, un carguero chino fue hundido en la bahía y algunos objetos que transportaba, como ropa, fueron a dar hasta esa franja de arena.

Zihuatanejo es rico en historia náutica y hace unos meses se conmemoró el 492 aniversario de la expedición que partió de este puerto hasta Indonesia, lo que trajo consigo una importante relación comercial entre América y Asia.