ACAPULCO, Gro., 18 de marzo de 2020.- Integrantes de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Serytur) advirtieron que restaurantes, bares, discotecas, hoteles y negocios adheridos no cerrarán hasta que no les presenten un plan de contingencia fiscal y económica, por la pandemia del Covid 19.

En conferencia de prensa en sus instalaciones, el presidente de la Concanaco, Javier Saldivar Rodríguez indicó que estarán imposibilitados para cerrar todas las empresas porque no podrán cumplir con los pagos de sus trabajadores, y no podrán cubrir con otros gastos como pago de impuestos al gobierno federal, estatal y municipal.

Agregó que de aplicarse el plan de contingencia, se evitaría una catástrofe para sus negocios y consideró que los lineamientos del gobierno federal del cierre comercios puede significar la quiebra para ellos, porque la Semana Santa es una de las temporadas más importantes económicamente.

El empresario comentó que entre el plan debe haber medidas como suspender actos de fiscalización, diferir el pago del impuesto sobre la renta, eliminar temporalmente el impuesto en adquisición de inmuebles y aumentar el presupuesto para las oficinas de promoción turística porque después de la pandemia, el destino requerirá reforzarse.

“No es una actitud mezquina porque nosotros velamos por nuestros trabajadores, velamos por nuestras familias y por nuestro patrimonio, no es posible que todos los países del mundo hagan un plan de contingencia y México no lo haga, esta cuarta transformación llegó para apoyar al país, pues que se vea que en realidad que vienen a ayudarnos”, recriminó.

Por su parte, el contador público Ángel Octavio Cisneros Flores dijo expresó que dentro del plan de contingencia que solicitan la inclusión de la emisión de estímulos fiscales, la prorrogación de la presentación de la declaración anual del ejercicio 2019, la condonación de las cuotas de seguridad social de marzo a julio de 2020 y el otorgamiento de préstamos blancos para el pago de sueldos y demás gastos.

El doctor Salvador Cerecero Morales dijo que hay “sospechosísmo” sobre el método de diagnóstico del Covid 19 en el estado, pues han investigado y en Guerrero no existe dicha prueba.

Alegó que la prueba tiene un costo de 400 dólares cada una y no es fácil conseguirlas e indicó que sólo un hospital privado lo tiene.