CHILPANCINGO, Gro., 27 de enero de 2019.- Integrantes del Frente de Defensa Popular Francisco Villa Siglo 21, pidieron al gobierno estatal y a la Fiscalía General del Estado (FGE), que no conceda las demandas que solicitó la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria de los Pueblos Fundadores (CRAC-PC-PF) y pidieron la detención de los coordinadores de la agrupación, acusándolos de ser causantes de violencia en las comunidades de San Jerónimo Palantla y Xochitempa, en el municipio de Chilapa.

En conferencia de prensa este lunes, el coordinador del Frente, Rodolfo Colorado Ahuixteco y comandante de la policía de San Jerónimo Palantla, Feliciano Castro Nava, coincidieron en que si la  CRAC-PC-PF demanda justicia por sus víctimas y señalan a los responsables, el Frente de Defensa Popular también pide justicia y los acusan de ser los responsables de asesinar a cinco personas el pasado 8 de febrero de 2015, en la comunidad de San Jerónimo Palantla.

Feliciano Castro Nava afirmó que antes de que apareciera la CRAC-PF (en septiembre del 2014) su comunidad San Jerónimo Palantla estaba en paz, pero ahora con su presencia han sido asesinadas alrededor de 15 personas “porque la CRAC de los Pueblos Fundadores nos acusan de ser parte de grupos delictivos”.

 Rodolfo Colorado y Feliciano Castro llamaron a la Fiscalía a cumplir con 60 órdenes de aprensión que según existen contra el mismo número de integrantes de la CRAC-PF, derivado del enfrentamiento registrado el 8 de febrero de 2015.

Además, pidieron la detención del consejero de la CRAC-PF, Bernardino Sánchez a quien consideran de ser uno de los responsables de causar violencia en la zona de San Jerónimo Palantla y Xochitempa.

Llamaron también al gobernador Héctor Astudillo, que así como visitó la comunidad de Alcozancán de donde eran originarios los 10 músicos asesinados el pasado viernes 17 de enero, también visite las comunidades de San Jerónimo Palantla y Xochitempa para escuchar los testimonios de las víctimas del 8 de febrero de 2015.

A diferencia de la CRAC-PF que demanda el desmantelamiento del grupo delictivo Los Ardillos a quienes acusan de generar crímenes y terrero en comunidades indígenas de Chilapa y José Joaquín de Herrera, el Frente de Defensa Popular los acusa la violencia.