CHILPANCINGO, Gro., 7 de agosto de 2015.- Campesinos y autoridades ejidales de la región Tierra Caliente de Guerrero solicitaron la declaratoria de emergencia por sequía y pérdida de cultivos, situación que mantiene en vilo la seguridad alimentaria, economía y estabilidad social de la zona.

El secretario de Desarrollo Rural (Seder), Rigoberto Acosta González, realizó este viernes una gira de trabajo por la región Tierra Caliente, para supervisar las afectaciones causadas por la sequía.

El funcionario se reunió con comisariados ejidales, directores de Desarrollo Rural y ganaderos, quienes le plantearon su preocupación por la pérdida de cultivos, lo que ya está generando problemas sociales como hambre y delincuencia.

“El hambre está haciendo que uno se robe lo que es del otro, lo que tiene el compañero. El hambre nos está obligando a tomar acciones que violentan la ley. En mi caso ya me robaron cuatro vacas, a otros compañeros les robaron borregos, chivos. Es alarmante y el hambre nos obliga a eso, nos orilla a agarrar lo que no es de uno y a enfrentar lo que sea con tal de llevar algo que comer a la casa, para la familia”, advirtió Rogelio Albarrán Bartolo, comisariado ejidal de Cutzamala.

Por su parte Lázaro Santamaría Chávez, comisariado ejidal de Nuevo Guerrero, municipio de Tlapehuala, llevó un elote de su parcela para demostrar las afectaciones de la sequía en los plantíos de maíz.

“Yo me fui con la finta de que el elote ya estaba bueno, pero cuando lo deshojé me di cuenta que era el puro olote, que no tenía granos. Las milpas están tristes y eso está pasando en toda la Tierra Caliente. El campesinado está desesperado, preocupado. Las milpas se caen con el viento y ya aunque llueva no se reponen, es pérdida total”, lamentó.

El director de Desarrollo Rural de Cutzamala, Antolino Cruz Peñaloza indicó que en dicho municipio hay pérdida total en el 75 por ciento en los sembradíos de maíz.

Informó que en varios plantíos las semillas ni siquiera alcanzaron a germinar. “En Cutzamala la siembra está perdida”, advirtió.

Juan Tomás Rayas, comisariado ejidal de Santa Rosa Elino, municipio de Ajuchitlán del Progreso, informó que en dicha demarcación los campesinos también registraron pérdidas graves en sus cultivos.

“Estamos desesperados, sembramos dos veces y no se dio ninguna”, lamentó el agricultor.

Detalló que en su caso sembró dos hectáreas de maíz, con una inversión cercana a los ocho mil pesos: “Le metí rastreo, sembradora, compré buenas semillas, fumigué… pero con esta sequía no voy a tener nada y así como yo está la mayoría de mis compañeros campesinos”.

Lamentó que al problema del estiaje se sume la presencia de grupos delictivos, que utilizan las zonas rurales como refugio. “A veces va uno a su milpa y ahí están ellos”, comentó.

El director de Desarrollo Rural de Arcelia, Alfredo Laguna Ríos informó que en los sembradíos de maíz de su municipio la semilla no germinó. Por ello, pidió el apoyo del gobierno del estado y de la Federación, para atender la crisis alimentaria que están por enfrentar.

“Ojalá que nos apoyen para que tengamos al menos algo de comisa, ya no tanto para el ganado, sino para la gente”, pidió.

Ante este escenario de crisis por la sequía, los agricultores y ganaderos pidieron la intervención del gobierno de Guerrero para lograr la declaratoria de emergencia.

Tras escuchar las intervenciones de los campesinos, el secretario de Desarrollo Rural, Rigoberto Acosta González se comprometió a trabajar para acelerar el pago de los seguros catastróficos por la pérdida de los cultivos y a buscar el mecanismo para lograr la declaratoria de emergencia por sequía.

“Es un tema de todos, no sólo del gobierno del estado, la Federación, los ayuntamientos y los productores por sí solos. Aquí le entramos todos, cada quien en su responsabilidad”, expresó.

El funcionario informó que el gobierno del estado ya pagó en su totalidad la contratación del seguro catastrófico, en colaboración con el gobierno federal a través de la Sagarpa.

Indicó que ahora la Seder se encuentra en una etapa de recorridos por los municipios, en coordinación con la Sagarpa y con la aseguradora, para validar las afectaciones en los cultivos y que los campesinos puedan cobrar lo antes posible el seguro catastrófico.

“Vamos a ir al lugar donde estén las afectaciones, esa es la indicación del gobernador Rogelio Ortega Martínez, porque nos interesa ayudar a resolver los problemas. No estamos escatimando horas de sueño, horas de carretera, las que sean necesarias, a donde sea necesario”, comprometió Acosta González.