ACAPULCO, Gro., 21 de enero de 2016.- Distintas asociaciones pertenecientes a la Red de Organizaciones Protectoras de Animales de Guerrero (Ropagro) urgieron a las autoridades de gobierno se retiren las calandrias de los puerto de Acapulco y Zihuatanejo, ya que el plazo dado para que esto sucediera ya venció.

En conferencia de prensa, Irvin Basilio Delgado, coordinador general de la Ropagro, informó que la ley que prohíbe el uso de animales como medio de transporte debía entrar en vigencia en un plazo de no más de 365 días después de ser promulgada, y a pesar de que dicho plazo venció el 26 de diciembre de 2015, las calandrias no han sido retiradas.

Basilio Delgado afirmó que han enviado oficios al gobernador Héctor Astudillo, al alcalde de Acapulco Evodio Velázquez y a la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren), Karen Castrejón Trujillo para pedirles que tomen cartas en el asunto, pero hasta el momento no han obtenido respuesta alguna.

Mencionó que la Ropagro ha recibido quejas por parte de turistas y locales por el maltrato que sufren los animales, los cuales serían trasladados al municipio de Apan en Hidalgo, donde, asegura, rancheros recibirían hasta 30 caballos.

Asimismo, el coordinador solicitó a los gobiernos estatal y municipal dar alternativas viables como fuente de ingresos para que los calandrieros que perderán su fuente de trabajo.

Según datos de la ROPAGRO, en Zihuatanejo siguen circulando 9 calandrias mientras que en Acapulco son 23.