ACAPULCO, Gro., 9 de febrero 2019.- El presidente de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), Ramón Navarrete Magdaleno dijo que “ser pobre es una desventaja en el tema de la preservación de los derechos humanos”, por lo cual reconoció que hay pendientes, principalmente en la región de La Montaña del estado.

En entrevista luego de asistir a la toma de protesta de la organización Foro Guerrerense de Abogados, el ombudsman expresó que en esa región existe “una pobreza ancestral”, que incluso le tocó vivir como servidor público y explicó que el acceso a la justicia tiene que ver con la escasez de recursos económicos, en referencia a la falta de poder pagar un abogado y fianzas.

Respecto al tema de las familias desplazadas de la comunidad de Tlaltempanapa, municipio de Zitlala, quienes se encuentran en la cabecera municipal de Copalillo, Navarrete Magdaleno indicó que en el estado hay un problema de inseguridad que no se puede negar, lo que ocasiona el desplazamiento de familias.

Sostuvo que la dependencia les ha ofrecido acompañamiento a las familias para que regresen, sin embargo estos no han querido por la situación de violencia que se vive en la zona.