CUERNAVACA, MOR.- 16 de diciembre de 2016. Tras más de 13 horas de huelga de hambre, el alcalde Cuauhtémoc Blanco Bravo reúne a cuenta gotas el respaldo de la ciudadanía y actores políticos en el atrio de la catedral de Cuernavaca.

En este recinto religioso, entre visitantes nacionales y extranjeros, niños que vienen al catecismo, una boda y unos quince años, el Cuau luce tranquilo y seguro, da entrevistas a quien las solicita, se fotografía con niños y seguidores y le da “el mejor día de mi vida” a una quinceañera enfundada en su vestido azul pastel, con quien, el ex 10 del Tricolor realizó su característico saludo.

En una mesa, colaboradores del Cuau recaban firmas a su favor, políticos como el ex gobernador Sergio Estrada Cajigal o el empresario Raúl Iragorri coinciden en su respaldo a Blanco Bravo y lamentan el acoso político en su contra.

A la par de esto, el Mando Único Policial llegó al ayuntamiento y al Museo de la Ciudad de Cuernavaca y los cerró con cadenas y candado, mientras el secretario del ayuntamiento, Guillermo Arroyo entregó un documento al Tribunal Superior de Justicia del estado, en donde expone diversas irregularidades en el caso del Juicio Político contra el alcalde capitalino.