CHILPANCINGO, Gro., 11 de febrero de 2019.-El director general del Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (ISSSPEG), Juan Manuel Urióstegui Alarcón anunció que están a la espera de que la Auditoría Superior del Estado (ASE) emita un resolutivo respecto a las denuncias que presentaron contra alcaldes que concluyeron su administración en septiembre y dejaron adeudos.

“Las denuncias fueron de manera institucional, pero también personal contra los que encabezaban esos ayuntamientos y hasta donde tengo entendido se vislumbra la posibilidad de hacer inhabilitaciones administrativas”, expresó Urióstegui Alarcón e indicó que entre los ex alcaldes que incurren en este adeudo están el de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, y el de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena.

Consideró que de ser así las resoluciones serán un parteaguas en el tema de recuperación de recursos que les adeudan.

Por otra parte, informó que han solicitado 14 amparos indirectos ante un juzgado federal debido a que los ayuntamientos no han atendido los requerimientos de pago de los adeudos que se tienen, por lo que busca la manera en que la Secretaría de Finanzas haga un adelanto de retenciones de cuotas para poder cumplir con sus obligaciones.

En entrevista, reconoció que derivado de la insolvencia que tienen por la falta de pagos, 5 mil jubilados no han recibido la segunda parte de su aguinaldo, lo que representa 55 millones de pesos, por lo que denunciaron al ISSSPEG y ellos a su vez tuvieron que ampararse.

“El juez me pregunta qué hacemos y les decimos que estamos cobrando, estamos presentando demandas de amparo indirecto a efecto que sean obligadas las entidades que están afiliadas al ISSSPEG para que den una contestación”, dijo.

Informó que de los municipios que han respondido está Ayutla, en donde existe un Concejo Municipal Comunitario, el cual adeudaba 596 millones de pesos, pero ya pagó la mitad y firmó un convenio en donde se comprometió a pagar el 50 por ciento restante el 5 de marzo, además de hacer sus aportaciones de manera normal.

En el caso de Acapulco, dijo, en días pasados tuvieron una reunión con la presidenta Adela Román Ocampo, quien se comprometió a pagar de manera puntual la retención de cuotas de los trabajadores que suman 16 millones de pesos, sin embargo, existe un adeudo por 50 millones.