ACAPULCO, Gro., 27 de junio de 2015.- El abogado que ha llevado el caso de las demandas laborales de los policías de Acapulco, Antonio Lemus Beltrán, refutó la declaración que hizo el gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez, en la que asegura que la violencia se recrudeció en el puerto luego de que los elementos preventivos reiniciaran labores.

En conferencia de prensa en un restaurante de la costera Miguel Alemán, Lemus Beltrán reclamó al gobernador que haga dichas aseveraciones cuando desconoce la situación de los policías y cuando no quiso intervenir ni directa ni económicamente en la solución de su problemática; “no tiene calidad moral para venir a hacer una crítica a la policía preventiva” refutó.

Reclamó que nunca se haya acercado a ellos excusándose en que la resolución de sus peticiones competían exclusivamente al municipio y que el gobierno estatal se encontraba en quiebra para destinar recursos a sus demandas.

El representante legal señaló que las acusaciones carecen de sustento porque no se ha procedido contra alguno de los elementos policiacos.

También aclaró que los elementos municipales realizan trabajos que se establecen en el marco de cooperación y coordinación de las diferentes corporaciones policiacas, conocido como Bomus, con el cual los policías no pueden realizar recorridos si no se autorizan a través de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena).

20“La policía preventiva municipal para actuar en el combate a la delincuencia en los puntos negros de la ciudad se tiene que coordinar con la Gendarmería”, puntualizó.

 

Con información de Uriel Sánchez