CIUDAD DE MÉXICO, 14 de agosto de 2018.- Tres alumnos de una secundaria tenían grupos de redes sociales en que intercambiaban videos y fotografías con contenido sexual y en los que, al parecer, circulaban imágenes de estudiantes de la propia escuela, por lo que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) urge a la Secretaría de Educación Pública (SEP) a emitir lineamientos generales para el uso responsable y seguro de las TIC´s en el sistema educativo nacional.

El sexting, es un anglicismo que se refiere al envío de mensajes sexuales (eróticos o pornográficos) por medio de teléfonos móviles, y Derechos Humanos investigó la participación de alumnos de esa secundaria ubicada en la Ciudad de México por hechos de violencia vinculados al uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC´s), así como la omisión de servidores públicos de la Autoridad Educativa Federal en la Ciudad de México, consistente en la falta de actuación con la debida diligencia para implementar medidas de protección y priorizar el interés superior de la niñez, son el origen de la Recomendación 28/2018 emitida por la CNDH, dirigida al secretario de Educación Pública, Otto Granados Roldán.

Tras su investigación, la CNDH observó que el inadecuado uso de las TIC´s generó, en el ámbito escolar, actos de violencia contra una estudiante, los cuales trastocaron la sana convivencia que debía prevalecer en el plantel y pusieron en riesgo la integridad y seguridad de los alumnos involucrados, lo que hacía necesario que las autoridades educativas adoptaran medidas oportunas de protección y prevención, como la concientización de los riesgos en la red y la emisión de lineamientos para el uso adecuado de los medios digitales entre la comunidad escolar, previstos por la Ley General de Educación.

En su queja, el padre y la madre de la niña de 14 años señalaron que su hija fue agredida y golpeada en el sanitario de la escuela por una persona que no identificó, y que días antes recibió amenazas anónimas mediante mensajes en su teléfono celular y por redes sociales. Sin embargo, esta Comisión Nacional no contó con evidencias para determinar que la agresión física y amenazas contra la estudiante se debieran a acciones u omisiones imputables al personal escolar.

Asimismo, en la queja se denunció que tres alumnos tenían grupos de redes sociales en que intercambiaban videos y fotografías con contenido sexual y en los que, presuntamente, circulaban imágenes de alumnos y alumnas de la propia escuela, tomadas por ellos mismos, en que aparecían desnudos o con poca ropa. La Comisión Nacional considera que la presente Recomendación debe servir para visibilizar una problemática que viven los jóvenes, quienes, en algunos casos, de manera consentida pero no consciente se ven en riesgo de sufrir violaciones a sus derechos humanos, así como diversas formas de violencia, manipulación o de delitos cometidos a través del Internet, tales como la trata, la pornografía infantil y el acoso cibernético, entre otros.

Por ello, la Comisión Nacional destaca la necesidad de conjugar esfuerzos de autoridades, maestros y padres de familia, para buscar fórmulas preventivas y de protección en favor de las niñas, niños y adolescentes.

Más información aquí.