ZIHUATANEJO, Gro., 31 de octubre de 2016.-La escasez de productos marinos provocó un incremento de hasta el 30 por ciento en su comercialización, aseguró el dirigente de la cooperativa de buzos Corsarios, Gregorio Bustos Ayvar.

Bustos Ayvar explicó que la poca captura se debe a los cambios de temperatura en el agua, lo que aleja a algunas especies, por lo que desde hace un par de semanas la pesca de escama ha sido mínima, en tanto que la demanda ha incrementado; especialmente en estos días en los que aumentó el arribo de turistas nacionales por el fin de semana largo.

De esta forma, el pescado que normalmente se vende en 60 pesos el kilogramo, ahora se ofrece entre 75, 80 e incluso 90 pesos.

“Lo que más se pesca en estos momentos es el guachinango y el ronco blanco”, informó.

El dirigente de la cooperativa dijo que el sector de buzos subsiste gracias a la captura de ostión, porque hasta hoy lunes se mantiene la veda de langosta y sustraer otras especies es complicado.

“Va a mejorar la situación con la conclusión de la restricción de la captura de langosta este lunes”, anticipó.

En un recorrido realizado por el mercado central, se constató que la oferta de marlín y pez vela es baja, mientras que el guachinango es una de las especies de escama que más se vende.

En playa Principal, la venta de pescado concluye más rápido por la alta demanda que se tiene por parte de comensales particulares, turistas y propietarios de restaurantes.