CIUDAD DE MÉXICO, 19 de septiembre de 2020.- El Servicio Sismológico Nacional (SSN), a cargo del Instituto de Geofísica (IGF) de la UNAM, ganó el Premio Nacional de Protección Civil 2020, en la categoría de prevención.

De acuerdo con el Diario Oficial de la Federación (DOF), “el jurado propuso otorgar esta distinción al SSN por la información que genera en materia de sismos”.

Para la jefa del Sismológico Nacional, Xyoli Pérez Campos, el galardón representa honrar el gran compromiso que tiene el personal que colabora y ha coadyuvado en la institución. Su entrega es total, “en cuerpo, alma y corazón”, permanente e incansable, las 24 horas del día de todos los días del año.

El premio, que le otorgó el Gobierno de México, es importante para la labor que inició a principios del siglo pasado y que se potenció en las últimas dos décadas: registrar, almacenar y distribuir datos del movimiento del terreno para informar sobre la sismicidad del país a las autoridades y a la población en general, además de realizar investigación en torno a ese fenómeno. 

Este premio es también para la UNAM y el IGF, cuyo compromiso es permanente para mantener y mejorar la tarea del Sismológico, abundó la destacada científica.

El director de esa entidad académica, Hugo Delgado Granados, expresó que se trata de un reconocimiento a la labor titánica que realizan los integrantes del SSN, de manera continua, responsable y con los más altos estándares.

110 años de servir

Actualmente, en el SSN colaboran 28 expertos, técnicos académicos y analistas, a quienes se suman tres integrantes de personal de base, organizados en tres grupos principales: instrumentación y mantenimiento, que es el responsable de que funcionen las 95 estaciones sismológicas instaladas en todo el territorio nacional, explicó la doctora en Geofísica por la Universidad de Stanford.

El de Sistemas y telecomunicaciones, a cargo de la comunicación entre esas estaciones y el Centro de Monitoreo, en Ciudad Universitaria, a través de enlaces satelitales, Internet o radio, así como de operar los servidores de adquisición, almacenamiento y procesamiento de datos. De igual manera, maneja las redes sociales y administra la página electrónica; es decir, se encarga de que autoridades y población sepan, en tiempo y forma, en dónde se produjo un sismo y su magnitud. 

Y el de Análisis de datos revisa de forma continua las señales de las estaciones; cuando identifica que una corresponde a un sismo, determina la localización y magnitud, y genera los reportes. También actualiza de manera constante el catálogo sísmico de la página.

A ese equipo, refirió Pérez Campos, se suma una persona encargada de coordinar las actividades de divulgación y difusión, y otra de asuntos jurídicos. Se trata de un conjunto de ingenieros electrónicos y eléctricos, en computación y en sistemas, instrumentistas, físicos, ingenieros geofísicos con posgrado en sismología, y una abogada, todos ellos “gente extremadamente comprometida, entregada, con la camiseta bien puesta, responsables y conscientes del compromiso que tienen con la Universidad y con la nación”.

Todo ese personal, refirió el director de Geofísica, presta un servicio a México que es fundamental, estratégico y de gran prioridad nacional. “Justamente ahí está el valor intrínseco de tener infraestructura y recursos humanos que, de manera responsable, están al pendiente de que el Servicio funcione como un reloj”.

La nota completa aquí.