CIUDAD DE MÉXICO, 1 de septiembre de 2020. — Bajo la premisa de “continuar con la revolución de las conciencias para evitar retrocesos en el futuro”, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, empeñó su palabra de que se encamina a un cambio de mentalidad con los mexicanos para defender lo “alcanzado en beneficio del interés público y de la Nación”.

Durante la presentación del Segundo Informe de Gobierno, que se realizó este martes en el Patio de Honor del Palacio Nacional, el Jefe del Ejecutivo refrendó su compromiso en mantener el combate a la corrupción e impunidad, ejes centrales de los 100 compromisos que hizo al ganar las elecciones en 2018.

“Ahora hay justicia para el pobre y en materia de seguridad ya no manda la delincuencia organizada como era antes, ya no hay torturas, desapariciones, ni masacres, se respetan los derechos humanos y se castiga al culpable sea quien sea, ya no hay en el Gobierno Federal funcionarios como (Gerardo) García Luna”, aludió, en relación al ex secretario de Seguridad Pública, en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, vinculado a corruptelas y al crimen organizado, enjuiciado en Estados Unidos.

Afirmó que se impulsa la “verdadera independencia de las instituciones de justicia”, puesto que el Poder Judicial de la Federación y la Fiscalía General de la República (FGR) actúan con autonomía, pues se acabó “el Poder de los Poderes”.

“Invité al fiscal General de la República y al magistrado presidente de la SCJN y no pudieron venir… tienen la arrogancia de sentirse libres”, destacó, como botón de muestra de la independencia en su actuar.

Refirió que mantendrá una relación institucional con funcionarios de otros partidos políticos, así como con las y los gobernadores, que “encuentran respeto y trato equitativo” por parte de su administración.

Lee la nota completa aquí.