Por J. Nazarín Vargas Armenta*

El miércoles 9 de septiembre del 2020, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Guerrero, en su Séptima Sesión Extraordinaria, emitió de manera formal la Declaratoria de Inicio del Proceso Electoral Ordinario de Gubernatura del Estado, Diputaciones Locales y Ayuntamientos 2020- 2021 que, en su etapa previa, durante y posterior a la jornada electoral, habrá de tener su punto culminante el día de la elección del próximo domingo 6 de junio.

Ese día crucial, a las 8 de la mañana, se abrirán las 4 mil 951 casillas que, en principio, se tiene previsto instalar en toda la entidad para convocar a un total estimado de 2 millones 524 mil 713 de mujeres y hombres guerrerenses que componen la Lista Nominal de electores y que designarán con su voto libre y secreto a la Gubernatura, 46 diputaciones locales, 80 presidencias municipales, 85 sindicaturas y 580 regidurías, que hacen un total de 792 cargos a elegir.

De esa forma, la soberanía popular de Guerrero integrará el pleno de sus autoridades representativas constitucionales: la Gubernatura, los ayuntamientos y el Honorable Congreso del estado. Todas las autoridades del estado serán renovadas con el principal instrumento de nuestra democracia electoral: el voto popular.

Por primera vez en el México moderno, habrá elecciones en todas las entidades a la par que en la federación, pues toda la República concurrirá a renovar a sus autoridades locales y federales en las elecciones más grandes y complejas de la historia contemporánea nacional.

En la República habremos de elegir a un total de 21,368 cargos públicos del Estado, entre los que se encuentran las 500 diputaciones federales y 20 mil 868 autoridades locales: 15 gubernaturas; mil 63 diputaciones locales; mil 926 presidencias municipales y alcaldías; 2 mil 122 sindicaturas; 15 mil 107 regidurías y concejalías, y; 635 autoridades comunales y tradicionales. Esos son los números nacionales que enmarcan a nuestra propia elección local.

A estos, habrá que agregarse la dimensión que implica la enorme movilización y participación ciudadana. En Guerrero, se proyecta instalar 4 mil 951 casillas, a las que habrán de concurrir 44 mil 559 personas funcionarias de mesas directivas de casilla que serán seleccionadas por insaculación. Para esto, en nuestro estado contaremos con el apoyo de mil 271 capacitadores – asistentes electorales y 215 supervisores, empoderado contingente al que habremos de sumar a quienes se dispongan a participar como observadores electorales, que ojalá lo hagan en número significativo y siempre con plena convicción democrática. Además, habrán de imprimirse 7 millones 574 mil 139 boletas electorales en las cuales ciudadanas y ciudadanos habrán de expresar su voluntad soberana.

Toda esta movilización y toda la probada capacidad institucional de este órgano constitucional autónomo del Estado Mexicano en Guerrero, garantizan desde ahora el buen éxito del proceso electoral que inicia y el debido cumplimiento de la ley y los procedimientos electorales que en ella se establecen.

Incluidos aquellos que en la reforma del 1 de junio del presente año adicionaron y modificaron nuestras leyes 483 de Instituciones y Procedimientos Electorales del Estado de Guerrero, así como 456 del Sistema de Medios de Impugnación para establecer con claridad disposiciones que sabremos cumplir y hacer cumplir en materia de violencia política contra las mujeres y a favor de la paridad de género, así como en garantía del ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas y afroamericanos, y de la separación de cargos sin que se contravengan los derechos asistidos a la reelección que preserva nuestro sistema constitucional y legal.

En el mismo sentido, habremos de atender a lo establecido por la normativa electoral en materia del voto de las y los guerrerenses que residen en el extranjero, el cual, tras un arduo proceso legislativo e institucional, finalmente se verá materializado en las elecciones del próximo año. Este andamiaje institucional ha tenido, desde el principio, el firme propósito de hacer efectiva y viable la posibilidad de que los guerrerenses que por algún motivo tuvieron que emigrar hacia otras latitudes de nuestro planeta, hoy puedan reivindicar la justa exigencia de tomar parte en las decisiones políticas del estado.

Para esta tarea, nuestro Instituto ha trabajado de manera constante para contar con las capacidades tecnológicas, la capacitación de nuestro personal, así como con la articulación de procesos que brinden la posibilidad de emitir su voto a los más de 70 mil guerrerenses en el extranjero que se encuentran en condiciones de así hacerlo, ya sea a través de correo postal, mediante su entrega personal en embajadas o consulados y por vía electrónica, tal como lo contempla la ley.  

Todo lo anterior habrá de realizarse, además, en el contexto inédito de la pandemia del Covid 19, que propició que decenas de elecciones y procesos participativos en todo el mundo debiesen suspenderse o posponerse en razón de su existencia y la necesidad de evitar su mayor propagación.

En nuestro país, se pospusieron los procesos electorales locales de Coahuila e Hidalgo, para renovar el Congreso y los Ayuntamientos locales, respectivamente. Procesos que se han reanudado y que realizarán sus jornadas electorales el próximo 18 de octubre. Desde aquí y en ocasión del inicio del proceso electoral en Guerrero van nuestros mejores deseos de éxito a las presidentas Gabriela de León de Coahuila y Guillermina Vázquez de Hidalgo, así como a todas las y los colegas de esas instituciones, que sin duda lograrán éxitos en aras de la consolidación y avances democráticos en esas entidades hermanas.

En el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Guerrero, desde marzo del presente año, las instancias de gobierno de nuestro Instituto tomaron todas las medidas regulatorias y administrativas necesarias para salvaguardar el bienestar de nuestro personal y del público usuario, sin desatender el cumplimiento de nuestros fines y atribuciones constitucionales y de Ley.

Así, hemos cumplido hasta ahora y así lo haremos en estas elecciones marcadas por el infortunio de la pandemia.

En esta institución estamos convencidos de que lo más importante es salvaguardar la salud y vida de las personas, pero que también lo es el salvaguardar la salud y vida de nuestra democracia.

Es así que, en el Instituto estamos organizando estas elecciones sin descanso y todo ánimo: vamos a ofrecer a las y los guerrerenses elecciones seguras y confiables, tanto para la democracia, pero sobre todo para su salud.

En ese compromiso sabemos que contamos con el respaldo y decidida colaboración de partidos y candidaturas, quienes sabrán ajustar su proselitismo a las nuevas condiciones y las disposiciones de las autoridades sanitarias. Estoy seguro de que no habrá un solo acto de campaña, ni ninguna otra actividad del proceso electoral, que comprometa la salud de las y los guerrerenses y desde ahora exhorto a todos los actores para que así sea.

Hace ya más de 200 años, en septiembre de 1813, desde Chilpancingo se iniciaba la construcción de nuestro estado nacional, convocándose a la instalación del Congreso de Anáhuac que habría de dar origen, un año después, a la primera norma suprema de la Nación: la Constitución de Apatzingán.

Justo en estos días, el Siervo de la Nación, José María Morelos, redactaba en nuestra ciudad tres documentos que serían de gran relevancia para el nacimiento de nuestro México como Nación Independiente y de su Estado Nacional: el Reglamento del Congreso, su discurso inaugural y los fundacionales Sentimientos de la Nación.

Hoy, 200 años después y en esta misma ciudad capital, nos toca ratificar el compromiso por una Patria de justicia y democracia. Para esto, nos corresponde organizar en nuestro estado las elecciones más complejas y complicadas de la historia moderna mexicana y, con el concurso de todas y todas, vamos a cumplir, una vez más, con nuestra alta encomienda. Que sea por el bien de nuestra gente, estado, república y democracia.

*Consejero presidente del IEPC Guerrero

[email protected]