El alcalde Jesús Yasir Deloya Díaz informó que por acuerdo del Cabildo, se pactó que a partir de esta fecha queda prohibida la comercialización de pólvora y fuegos artificiales en el municipio hasta nuevo aviso, tras la muerte de una niña de tres años de edad, a quien le explotó un cohete durante la Topa del Toro, el pasado 23 de agosto.

Deloya Díaz dijo que dicha medida tiene efecto para todos los establecimientos, y que de no cumplirla serán sancionados y los productos serán decomisados, pues explicó que el uso de la pólvora y fuegos artificiales manejados inadecuadamente generan fatales resultados.

Agregó que es facultad de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) otorgar los permisos correspondientes para la compra, traslado y almacenamiento de la pólvora, no obstante, corresponde a los municipios controlar la venta y distribución.

El presidente municipal exhortó a la población en general y a los diferentes comités de las fiestas patronales y tradicionales del municipio, a evitar el uso de pirotecnia que pone en riesgo la integridad de la ciudadanía, al no ser manejados adecuadamente.