ACAPULCO, Gro., 26 de febrero de 2021.- El diputado Marco Antonio Cabada Arias propuso una iniciativa de adición al Código Penal del Estado de Guerrero para que se considere como “discriminación” la exclusión en razón de género, religión, vestimenta, discapacidad física o intelectual; condición socioeconómica, origen o estado de salud en instituciones educativas públicas y privadas de nivel básico, así como cualquier agresión física o verbal por parte de un alumno hacia sus compañeros.

En la misma iniciativa, propone que los padres del agresor tengan la obligación de llevar a su hijo a terapia psicológica y que se hagan acreedores a una multa de diez salarios mínimos, de acuerdo con un boletín.

En su propuesta, el diputado de Morena plantea que el bullying o acoso escolar es un comportamiento violento e intimidatorio que se ejerce de manera verbal, física o psicológica entre niños y adolescentes durante la etapa escolar.

Señaló que este tema en las instituciones educativas de diferentes niveles de educación es un problema que poco a poco ha ido rebasando hasta a los mismos directivos de las escuelas, ya que algunas veces los casos suelen ser extremos, al grado de requerir la intervención de las autoridades correspondientes externas a la institución.

Refirió que este tipo de agresiones conlleva a que los alumnos presenten problemas en el aprendizaje y procesamiento de información, y en varios casos los estudiantes ya no quieren asistir a la escuela por miedo de sufrir algún tipo de ofensa verbal o agresiones físicas, y a medida de que avanza ese temor, sube el nivel de daño.

Considera que es responsabilidad de los padres ayudar a sus hijos a contener esas emociones negativas que tienen y que afectan a sus compañeros, y apuntó que en algunas ocasiones no basta con regañar al niño, porque existe la probabilidad de que estos actos generen más descontrol al menor, hecho por el cual es mejor buscar ayuda por parte de profesionales de la salud mental.

Además, Cabada Arias propuso que cuando en las escuelas públicas y privadas de nivel básico exista algún tipo de discriminación en razón de religión, género, vestimenta, discapacidad física e intelectual, condición social o económica, lugar de origen, estado de salud y agresión física o verbal, de manera reiterativa por parte de un alumno a sus compañeros, los padres del agresor tengan la obligación de llevar a su hijo a terapia psicológica, y hacerse acreedores a una multa de diez salarios mínimos.