Efemérides de septiembre

¡Viva Fernando VII! ¡Muera el mal gobierno!

Miguel Hidalgo y Costilla.

Septiembre es considerado el mes patrio, diversos hechos han acontecido en septiembre, en nuestra patria, quiero empezar comentando en esta ocasión, sobre dos hechos que no acontecieron en México.

El 11 de septiembre, es recordado de una manera muy diferente en Chile, que, en Nueva York, aunque ambos son considerados una tragedia. En Chile, en 1973, se fraguó un golpe de estado contra un gobierno legítimo que había obtenido el poder mediante las urnas, el de Salvador Allende, el golpe de estado llevó al poder al dictador Augusto Pinochet, quien se mantuvo por 17 años gobernando Chile, posteriormente fue depuesto también por la voluntad popular, en un referéndum histórico, donde enfrentados al aparato del estado, la oposición unida votó por el NO, un NO, a la continuidad. Aun cuando la propaganda oficial trataba de vender a un Pinochet venerable, un padre o abuelo protector, la cifra de las víctimas de la represión eran cercanas a 40,000. Chile ya no aceptó un minuto más del gobierno del tirano.

En 2001, en Nueva York, fuimos testigos de un ataque terrorista brutal, que enmudeció a todos los que siguieron la transmisión televisiva, un avión impactó una de las Torres Gemelas, poco después otro más, la estructura se colapsó, el saldo fue de 2,602 muertos y 24 desaparecidos.

Otra efeméride aciaga, es la del 19 de septiembre, en 1985 un terremoto de 8.1 en escala de Richter y de dos minutos de duración, trajo el caos y la catástrofe a la ciudad de México, 412 edificios quedaron destruidos en ese momento, 5,728 afectados seriamente y 50,500 construcciones tuvieron algún tipo de afectación, en cuanto al número de víctimas que perdieron la vida, la cifra siempre fue manejada con opacidad, oscilando desde 2,000 de acuerdo a la Secretaría de la Defensa o 40,000 de conformidad con lo calculado por el Sistema Sismológico Nacional. Lo que sabemos con certeza es que más de 4,000 personas fueron rescatados con vida en los días subsecuentes, los habitantes de la ciudad se volcaron a las calles para tratar de rescatar a quienes habían quedado atrapados, en una epopeya única, donde se demostró una gran solidaridad, rebasando por mucho a la respuesta gubernamental.

Nuevamente el 19 de septiembre, pero ahora en 2017, un sismo produjo caos en la ciudad de México y también en estados circunvecinos, especialmente en Puebla, produciendo en total pérdidas económicas cuantiosas que oscilaban entre 4,000 a 8,000 millones de dólares 40 edificios destruidos y alrededor de 370 víctimas que perdieron la vida, contabilizando a varios estados de la república, incluyendo nuestro Guerrero, donde hubo seis fallecimientos a consecuencia del sismo.

El 15 de septiembre, se conmemora el inicio de la gesta independentista, los eventos que se vivieron a continuación, provocaron la muerte de entre 250,000 a medio millón de mexicanos.

Es importante recordar que el movimiento surge como una reacción en contra del gobierno considerado ilegítimo de José Bonaparte, quien se había apoderado del reino de España, con el apoyo de su hermano el Emperador Napoleón Bonaparte. Los criollos estaban también ya cansados del predominio de los españoles peninsulares e impulsaron la formación de un gobierno propio.

Pasaron once años antes de que esto pudiera concretarse, gracias a la visión de Agustín de Iturbide, quien convenció a Vicente Guerrero de poner un alto al fuego entre realistas e insurgentes, y proclamando el Plan de Iguala y posteriormente los Tratados de Córdoba, donde México surge como nación independiente, como el Imperio Mexicano, ofreciendo la corona a Fernando VII.

El imperio mexicano se reconocía como monárquico constitucional y moderado. En primer término la nación independiente mexicana se ofrecía a la familia de Borbón, en primer lugar a Fernando VII de Borbón, y no presentándose en México en el término que su congreso lo señalara para prestar juramento, sería llamados en su caso sus hermanos, los infantes Carlos, Francisco de Paula, o su primo el archiduque Carlos Luis,​ —este último hijo de María Luisa de Borbón y nieto de Carlos III de España— u otro individuo de casa reinante que determinara el congreso; en caso de que ninguno de éstos aceptase la corona del Imperio mexicano, las cortes imperiales designarían al nuevo monarca mexicano, sin especificar si debía pertenecer a alguna casa reinante europea o si podía nombrarse a cualquier mexicano. Posteriormente Agustín de Iturbide fue nombrado Emperador por el Congreso de México.

Una anécdota sobre la celebración de “El grito” es la siguiente: Con la instauración del Segundo Imperio en 1863 a cargo de Maximiliano y la persecución de Benito Juárez, presidente de México en aquel entonces, el sistema político y social de México estaba completamente dividido.

Mientras Juárez recorría el país huyendo de los conservadores, en lo que se conoce como la etapa del “Gobierno Itinerante” o la “República Errante”; Maximiliano se encargó de estudiar la historia de México y de hacer un rescate y documentación de los símbolos del movimiento de Independencia. Fue así que en septiembre de 1864 se trasladó al pueblo de Dolores y se alojó en la casa que habitó Miguel Hidalgo para realizar el primer festejo oficial del Grito de Independencia. Su discurso inicio con la siguiente frase: “Mexicanos, más de medio siglo tempestuoso ha transcurrido desde que en esta humilde casa, del pecho de un humilde anciano, resonó la gran palabra de independencia, que retumbó como un trueno del uno al otro océano por toda la extensión del Anáhuac, y ante la cual quedaron aniquilados la esclavitud y el despotismo de centenares de años”. Este acto no fue bien visto por la facción conservadora que se encargó de traerlo, ni tampoco de las familias más adineradas y poderosas de México, puesto que muchas de ellas surgieron durante la época colonial. Además, los cronistas aseguran que el Emperador vestía un traje de charro durante la ceremonia, esto con la idea de empatizar con los pobladores.

Así que “el invasor” Maximiliano, comenzó la tradición de que el gobernante en turno se encargue de rememorar el levantamiento de Hidalgo hasta nuestros días. Juntos Logramos Generar: Propuestas y Soluciones.   JLG.