Cambio de paradigmas. Regreso a clases.

En lo que respecta al e-learning, el contenido es todo. Si el contenido del e-learning no es diseñado con maestría, todo lo demás se irá al drenaje.

 Christopher Pappas- Fundador y dueño del Instructional Design and eLearning Professionals’ Group.

Al término de la semana de pascua, millones de alumnos han regresado a clase, desde educación básica, a nivel superior. Un reto monumental, gigantesco. Nadie estaba preparado para ello, algunos tuvieron unos días antes de las vacaciones para empezar a funcionar bajo este sistema. Muchos alumnos de enseñanza media superior y superior ya estaban familiarizados con algunas plataformas digitales aplicadas a esta modalidad de enseñanza. Otros alumnos y maestros no tienen ni la menor idea de que hacer. Salvo contadas Universidades Privadas que de inmediato han preparado cursos de capacitación, la gran mayoría ha sido tomada por sorpresa. La iniciativa mexicana sin embargo, es excepcional. Se han empezado dar clases online “a la mexicana”, desde usando las redes sociales como Facebook Live, hasta la utilización del Classroom, y el Meet, las clases van, las tareas se revisan, los exámenes se aplican.

Las maestras de primaria dejan tareas a las y los niños para desarrollar en casa. El primer problema con el que te encuentras es que no todo hogar tiene una laptop o una computadora de escritorio, ni tampoco acceso a internet. Además, hay que imprimir cuadernos de trabajos, eso es un costo más, muchas familias se encuentran virtualmente aisladas y sin recursos, viven día con día y sus ingresos se han reducido a su mínima expresión. Ellos no tienen empleados en el Seguro Social, tampoco son tan pobres, como para que les llegue una despensa, están en un callejón sin salida.

Pese a todo lo anterior, intentan adaptarse y sobrevivir, multitud de pequeños emprendedores, ahora hacen comida en casa y la llevan a domicilio. Y los niños, estudian. Al menos un buen número de ellos.

No todos los niños reciben clases en zona urbana. En las zonas rurales no hay internet. Es imposible que los niños reciban educación a distancia. Es urgente invertir en este tema y hacer llegar internet a toda la población, el reto no es sencillo.

Con el 89.4 por ciento del alumnado mundial confinado, el organismo internacional comparte recomendaciones para que la educación no se detenga por el Covid 19 y también lanza la iniciativa Coalición Mundial para la Educación

El coronavirus está afectando la educación de más mil 500 millones de alumnos y alumnas a nivel mundial. Y es que, según las últimas cifras del 31 de marzo de 2020, 185 países han cerrado escuelas y universidades de todo su territorio, perjudicando al 89.4 por ciento de la población estudiantil del planeta, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), que monitoriza constantemente el impacto del coronavirus en la educación.

 Para ayudar a las instituciones educativas a que realicen la educación online de la mejor manera posible, la UNESCO comparte 10 recomendaciones dirigidas a los docentes y los centros educativos. Asimismo, el organismo ha lanzado la Coalición Mundial para la Educación con el fin de buscar conjuntamente las mejores soluciones de aprendizaje online a nivel mundial que permitan a los estudiantes, especialmente a los más vulnerables, continuar con su educación pese a la pandemia.

 Recomendaciones para educar online en tiempos de coronavirus

1. Analizar el tipo de tecnología con la que se cuenta y elegir la más pertinente

 2. Garantizar el carácter inclusivo de los programas de aprendizaje online

3. Proteger la privacidad y la seguridad de los datos

 4.  Centrarse en los problemas psicosociales del alumnado antes de impartir la enseñanza

 5. Planificar con frecuencia el desarrollo de los programas de aprendizaje online

 6. Proporcionar a docentes y alumnado asistencia en cuanto al uso de las TIC

 7.    Combinar los enfoques adecuados y limitar la cantidad de aplicaciones y de plataformas

8.    Establecer las reglas de la educación online y dar seguimiento al proceso de aprendizaje

 9.    Definir el tiempo de duración de las clases online en función del alumnado

 10.    Crear comunidades entre el profesorado y favorecer los vínculos sociales

La UNESCO también sugiere que se creen comunidades virtuales de docentes, familias y directores de centros educativos para facilitar los intercambios de experiencias, así como el debate de las estrategias de gestión de las dificultades de aprendizaje.

No es algo sencillo, pero puede resolverse, si se logra, estamos dando un paso a un nuevo universo de aprendizaje cognitivo. Donde la educación podría ser utópicamente, de libre acceso y gratuita, para todo público.

Tenemos que trabajar todos, recuerden que finalmente solo Juntos Logramos Generar: Propuestas y Soluciones.

JLG.