El video

La publicidad es básicamente persuasión, y la persuasión no es una ciencia, sino un arte.

William Bernbach (1911-1982) Publicista estadounidense.

En política, en la vida diaria, y sobre todo en el marketing, todo escuestión de tiempo y oportunidad. Imagina que conoces a la mujer de tus sueños a los 16 años de edad y ella tiene 15, ¿podrías proponerle matrimonio? ¿Te casarías con él, si tú eres quien tiene quince años? Tal vez sí. Aunque los matrimonios de menores de edad no son considerados apropiados y creo que ya ni legales, el hecho es que para el amor no hay límites. ¿Qué es lo ideal? Que ambos hayan terminado una carrera profesional, que vivan ya independientes de sus padres, incluso, aunque no va de acuerdo con una postura conservadora, que vivan un tiempo juntos, para acoplarse y de ahí, ya sería un buen momento para proponerle matrimonio a la mujer de tus sueños (o que ella te lo proponga a ti).

¿A qué viene toda esta introducción? Me imagino que es la pregunta que se hace el amable lector. Es simple. Reitero, en la vida, todo es cuestión de tiempo y oportunidad.

El hoy famoso video, que produjo una oleada de reacciones, mayoritariamente negativas, pudo haber pasado desapercibido (como de hecho sucedió en el mes de enero, en la FITUR), si se hubiera presentado con otros promocionales, también destinados a otros sectores y no presentarlo como: “La campaña”. Para aquellos que no hayan visto el video, aunque ya fue retirado de la cuenta oficial de twitter de @Sectur. La idea del promocional, es vender un Acapulco para jóvenes con recursos económicos, un lugar para venir, vamos a decirlo coloquialmente, “de reventón”. Independiente de si el video está bien o mal hecho, definitivamente no era el momento de sacarlo.

Concuerdo totalmente con el tuit que utilizó el Gobernador, desde su cuenta @HectorAstudillo:

Lamento la equivocada campaña de promoción de Acapulco; inoportuna, insensible e imprudente. Si no nos ayudan, no nos perjudiquen. Visitantes, como lo hemos dicho siempre, #CuandoEstoPase, aquí los esperamos.

Desde mi visión particular, lo más grave es la falta de timing, la propuesta no puso ser más inoportuna. No podemos vivir de glorias pasadas, ya basta el querer revestirnos del falso oropel de los años 50s. Eso ya pasó. Ya fue. Tenemos hoy que construir las glorias presentes y futuras, para vivir de ellas.

Se utilizó una campaña de segmento o de nicho para una campaña de un relanzamiento de destino turístico. Y no debe de ser así, el video en cuestión pudo ser parte de una campaña integral, y ser exhibido cuando estemos en verde en el semáforo epidiemiológico.

Así que, finalmente, la “gran campaña” que se esperaba que fuera resultó ser un gran “meme”. Contamos con un video controversial, demasiado segmentado, fue presentado a inicio del año 2020 y ahora se trató de refrescar para un gran relanzamiento del destino turístico en plena pandemia.

En estos momentos lo importante es hacer un control de daños y de manera creativa capitalizar, en lo que sea posible -mientras baja la burbuja- el Trending Topic.

Las cabezas rodaron. Se habla también de volver a auditar a Fidetur, ojalá se haga, finalmente hay acciones que van más allá de los gastos. No importa cuanto haya costado la producción del video (se habla de seis millones de pesos), pero si fue gratis, nos salió demasiado caro.

Por otro lado, el día de hoy, para rematar esa cadena de errores, que solamente pueden ser explicados por ignorancia y falta de la más elemental cultura; resulta que en la página visitmexico.com (la misma que no habían pagado su hospedaje) se puede observar, en su versión en inglés, la traducción literal de los nombres de los estados. Por lo que resulta que hoy vivimos en “The Warrior State”, Warrior significa Guerrero, sí, lo sabemos, pero resulta que los nombres propios no se traducen. No nos vamos de vacaciones a “Isla Larga”, vamos a Long Island.

Pareciera una broma de mal gusto, salvo que es real. Los jóvenes realizadores de los contenidos, se equivocan, está bien. ¿No hay nadie que los supervise? ¿No pasa el texto de una página que representa a nuestro país, por un revisor ortotipográfico y un corrector de estilo?

Yo hago esta humilde columna y acudo a profesionales, para que revisen que no haya errores en la construcción gramatical y en el estilo literario. Lo hago yo, lo hacía Octavio Paz y Gabriel García Márquez. Una página que es la ventana al mundo de nuestro destino turístico, debe ser manejada con esmero. Cuidando los detalles.

Mientras tanto, Acapulco sufre uno de sus peores momentos. Necesitamos de capacidad, inventiva, protocolos, seguridad, confianza, coordinación, solidaridad.

Podemos hacerlo. Todos juntos. Recuerden que solamente Juntos Logramos Generar: Propuestas y Soluciones.

JLG