CHILPANCINGO, Gro., 22 de octubre de 2019.- La protesta de presidentes municipales en Palacio Nacional provocó una discusión en el Congreso del Estado entre diputados de Morena y el bloque opositor quienes, por un lado, repudiaron la indiferencia del presidente Andrés Manuel López Obrador y la manera en la que los recibió, y por otro argumentaron que los alcaldes sólo quieren el dinero que les ha restringido y que nunca ha llegado al pueblo.

El bloque opositor a Morena colocó pancartas en cada curul con la leyenda “Salvemos a los municipios, #SinMunicipiosNoHayNación”, como forma de protesta.

La protesta de los alcaldes fue llevada al pleno por la panista Guadalupe González Suástegui quien dijo que los presidentes buscaban audiencia y sin embargo en un acto que atenta contra la libertad de expresión y el respeto a las autoridades de los municipios libres fueron recibidos con gas, en franca violación a sus derechos humanos.

“En Acción Nacional condenamos la indiferencia del titular del Poder Ejecutivo federal y el abuso de autoridad del que han sido objeto el día de hoy los presidentes municipales, que su única falta consiste en exigir una audiencia con el presidente de la República para exponer sus preocupaciones en torno al Presupuesto de Egresos que afecta a sus gobernados”, dijo.

Posteriormente subió a Tribuna la perredista Perla Edith Martínez Ríos, quien dijo que los presidentes municipales acudieron reunirse para solicitar personalmente al presidente una audiencia en uso de su derecho a la manifestación y libre expresión de ideas sin embargo, dijo, encontraron una cerrazón como la de la cuarta transformación.

Dijo que la manera de responder del gobierno federal hizo evidente la polarización que se ha provocado desde la Presidencia y que, consideró, parece una política de Morena y su cuarta transformación; auguró que además habrá visiones que justifiquen la agresión por el origen partidario de la protesta.

“Hace pocos días fuimos nota internacional por la liberación de un detenido con motivos de extradición, se sostuvo que el Estado claudicó a sus facultades en materia de seguridad jurídica; el presidente, Andrés Manuel, respondió a que validó esa liberación por qué privilegió la integridad de los habitantes de Culiacán, y miren hoy como trata a sus conciudadanos que al igual que el también fueron electos por sus pueblos”, dijo.

En defensa del gobierno federal subió la diputada de Morena Nilsa Hilario Mendoza, quien cuestionó para qué quieren más recursos si, dijo, se sabe que es gastado en publicidad que en el resto de las necesidades de los municipios, pagos de campañas adelantadas pues dijo que apenas iniciaron su trienio y ya empezaron campañas tanto propias como de familiares o concubinas, o campañas para infiltrados en Morena.

“Es inmoral subir a defender un presupuesto cuando también es de dominio público que no es utilizado para el pueblo, se sabe que se ha utilizado para todo ese recurso y no le llega verdaderamente a la gente, no se le cubren necesidades necesarias para llevar una vida digna, utilizan el presupuesto para condicionar a las localidades, para manipular, y yo creo que debemos de ser autocríticos y ser realistas”, dijo.

Posteriormente subió Mariana García Guillén quien dijo que le gustaba la frase que colocó la derecha en sus curules pero, dijo, de quien se tiene que salvar a los municipios es “de todas esas ratas, diezmeros que todo el tiempo han jugado con las clientelas”; dijo recordarles que ya no tienen el poder y moral y éticamente están derrotados.

Asimismo, se dirigió directamente a la perredista Perla Edith Martínez a quien dijo que si de salvar municipios se trata habría que preguntarle a su esposo, el ex alcalde Evodio Velázquez Aguirre, dónde quedaron los 170 millones de pesos que se les debe a CAPAMA, y dijo que algo debe esconder porque no quiso presentarse a la Contraloría.

“De esos mañosos son de los que salvar a México, con mucho respeto se lo manifiesto al PRD”; dijo esperar que se pueda salvar a Acapulco ahora que ya no está en manos del mencionado quien, dijo, “toda la lana ya se la está gastando él mismo” en autodirigirse y autonombrarse próximo candidato a gobernador por el PRD.

Posteriormente el presidente de la Mesa Directiva, Alberto Catalán Bastida, pidió a los diputados no insultar por palabras como “rata” y dijo que buscarán sinónimos. María García dijo que retiraba su ofensa, por respeto a las ratas.

A lo largo de la sesión pidieron la palabra al menos otra decena de diputados de ambos bandos, unos en defensa de los alcaldes y otros en defensa del presidente de la República.