ACAPULCO, Gro., 5 de abril de 2019.- A fin de verificar el estado físico en que se encuentra el recién inaugurado puente del distribuidor vial Chichihualco, el secretario de Desarrollo Urbano, Obras Públicas y Ordenamiento Territorial, Rafael Navarrete Quezada, realizó una visita de inspección técnica a esta obra.

De acuerdo con un boletín, por instrucciones del gobernador Héctor Astudillo Flores, el funcionario estatal explicó en entrevista en este lugar,  que entre julio y agosto del año pasado, el puente presentó unos asentamientos, debido a que una bóveda ubicada a un costado se encontraba tapada desde hace 20 o 25 años.

Esto originó que el cauce del agua de las barrancas que fluyen ahí no tuvieran el paso natural sobre la bóveda que construyó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, lo que provocó que presentará algunos vacíos que fueron reforzados con la inyección de 750 metros cúbicos de concreto fluido en la parte de abajo del puente.

Navarrete Quezada cimentó que los trabajos para estabilizar el terraplén sur consistieron en retirar el material de la bóveda y el reforzamiento del terraplén junto a los carriles de la lateral.

“Desde julio hasta diciembre que se puso en funcionamiento, el puente no ha presentado ningún tipo de movimiento, las deformaciones que tiene en las escamas (placas de concreto) son las mismas, no han presentado ningún movimiento desde el momento en que se descubrió”.

Dijo que los trabajos técnicos que se hicieron para estabilizar la zona del terraplén sur han funcionado bien, aunado a que al igual que todos los puentes en el país, este se está monitoreando de manera permanente con personal de Protección Civil y de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas.

El secretario de Obras Públicas enfatizó que “el dictamen técnico nos señala que si tuvo problemas por una bóveda tapada durante 20 años y que después de que se hicieron las inyecciones de concreto fluido, el puente no ha tenido ningún hundimiento que nos represente un peligro”.