ACAPULCO, Gro., 6 de mayo de 2018.- El arzobispo Leopoldo González González pidió a la Fiscalía General del Estado (FGE) investigar, esclarecer y no dejar impunes los casos de feminicidios en Guerrero, ya que privar de la vida a una persona “es una grave ofensa contra la humanidad” y contra Dios.

En conferencia en la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, ubicada en la calzada Pie de la Cuesta, monseñor también llamó a la unidad para erradicar la violencia contra la mujer y para que exista la igualdad de género, con el fin de que “tengan igual salario que el varón por el mismo trabajo”.

Por otra parte, compartió su tristeza e indignación por el asesinato de nueve personas en el libramiento de Tixtla, quienes presuntamente vendían productos de procedencia ilícita y ofreció una palabra de cercanía a las familias de las víctimas. Llamó a orar por ellas y a que se conozca la verdad de los hechos para prevenir nuevos casos y para que “sirva para restablecer el orden de justicia que ha sido gravemente quebrantado; el conocimiento de la verdad lleve a actuar en justicia”.

A las personas que cometen hechos violentos, pidió mirar cuántos niños han dejado huérfanos, a las esposas que han dejado viudas y a cientos de madres sin sus hijos.  “Es mucho el dolor y sufrimiento que producen, porque Dios a nadie ha creado dañino”, remarcó.

En su boletín semanal, el prelado católico también hizo un llamado a todos los hijos para celebrar este 10 de mayo a sus mamás. “Nuestros padres tienen el deber de cuidarnos y ver por nosotros, nosotros tenemos la obligación de respetar les y obedecerle”, finalizó.