CIUDAD DE MÉXICO, 20 de enero de 2019.- Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, enfatizó que no quiere ser un alcahuete del poder, por lo que no dará ni un paso atrás en su lucha contra la corrupción, aseguró que se fortalecerá a Petróleos Mexicanos (Pemex) y beneficiando las finanzas de la institución.

En su primera conferencia matutina dominical, derivada de la explosión de Tlahuelilpan, Hidalgo, López Obrador manifestó que no claudicará en su lucha en contra del huachicoleo y la corrupción, ya que de lo contrario se convertiría en cómplice de la situación como sucedió en los sexenios pasados.

“Si están pensando en cales, si están pensando en probarnos, si es el propósito de una vez que se entienda que no vamos a claudicar”, puntualizó el presidente, que señaló no estar interesado en la parafernalia del poder y no será  un alcahuete ni se convertirá en un florero, además ofreció disculpas por los daños y sacrificios que el combate al huachicoleo pueda generar.

La nota aquí.