CIUDAD DE MÉXICO, 6 de mayo de 2019.- Luego de poco más de una hora de debate en la Sesión Extraordinaria del Consejo Político del PRI, para definir si aceptaban o no la propuesta del INE para que organizara el proceso interno para la elección de la dirigencia su nacional, los consejeros políticos del tricolor la rechazaron tajantemente, y acordaron que será el propio partido quien la organice, dejando en claro que no se cambiaría el método de elección que será por voto directo de la base militante.

Esto luego de que el INE pusiera una serie de medidas calificadas de excesivas, entre ellas el costo de 230 millones de pesos que deberían ser liquidados a más tardar en septiembre de este año; además, condicionó al PRI a contar con una depuración del padrón electoral que está en proceso y cuya conclusión implicaría la realización del proceso interno fuera hasta el año 2020 con una fuerte limitación de la militancia que no ha refrendado su afiliación.

Ante ello, desde el auditorio Plutarco Elías Calles del CEN priista, los consejeros votaron porque sea la Comisión de Procesos Internos del tricolor la que organice la elección de la nueva dirigencia nacional para el próximo 8 de septiembre y cuyos aspirantes Ivonne Ortega, Ulises Ruiz, José Narró, Alejandro Moreno, José Ramón Martell y Lorena Piñón estuvieron de acuerdo.

La presidenta nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu destacó la fortaleza y unidad del partido para poder organizar dicha elección, y que es, dijo, lo que debe prevalecer después del proceso interno; por ello, pidió a los aspirantes no generar división, y aseguró que se trabajará para garantizar un proceso transparente y piso parejo para todos los que participen.

La nota aquí.