ACAPULCO, Gro., 21 de marzo de 2019.- Con la caída del sol y de fondo la majestuosa Quebrada, unas 150 personas vestidas de blanco recibieron la llegada de la primavera y su primer atardecer del año, entre rituales prehispánicos, cargados de energía positiva.

En una ceremonia ancestral en la plazoleta de La Quebrada, danzantes agradecieron a los dioses por el inicio de esta temporada e hicieron una limpia a los asistentes con copal y el sonido de los caracoles.

El objetivo de la ceremonia, que estuvo a cargo del Centro Cultural Mexicayotl, es fortalecer la creación de nuevos productos turísticos y la promoción del puerto. Además de los rituales, tres clavadistas se lanzaron al mar, desde el lugar más emblemático del puerto, representando la fe, esperanza y caridad.