CIUDAD DE MÉXICO, 2 de julio de 2019.- En la actual administración no se han podido disminuir los índices delictivos, primordialmente los homicidios, reconoció el presidente Andrés Manuel López Obrador, sin embargo señaló que pronto entregará mejores cuentas.

En su conferencia mañanera de este martes, López Obrador destacó que los altos índices de violencia en el país prácticamente son herencia de las administraciones pasadas, debido al abandono de la seguridad pública y a la nula protección de la población.

Agregó que durante el periodo neoliberal, uno de los principales problemas que reinó y detonó el aumento a la violencia fue la desintegración familiar, debido a que no funcionó la política económica y no hubo crecimiento.

El presidente resaltó que lo único que creció en este lapso fue la pobreza, la migración, la impunidad y la corrupción, además de que por ende se abandonó a los jóvenes, quienes sirvieron como ejército de reserva del crimen organizado.

Ante esto, López Obrador aseguró que pronto se entregarán mejores resultados, pues ya se atienden las causas que detonan la violencia y se tendrá la ayuda de la Guardia Nacional.

La nota aquí.