CIUDAD DE MÉXICO, 28 de agosto de 2019.- Ante el ataque a un bar que dejó 25 muertos la noche del martes en Coatzacoalcos, Veracruz, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que su gobierno atraviesa un momento difícil por los altos índices delictivos en el país, pero aseguró que trabajan día con día para resolverlo.

En conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional, López Obrador dijo que no culpará a nadie por lo que se vive actualmente, sin embargo manifestó que esta situación fue provocada por la simulación de una política económica que descuidó y no atendió las causas que originan la delincuencia.

“No culpamos a los que se fueron, pero no se atendieron las causas y se simuló el fruto prohibido de la política económica, ese el origen del problema”, declaró.

Afirmó que una de las principales causas fue el descuido de los jóvenes y las rupturas de familias por falta de dinero o trabajo, provocando que muchos ingresaran a grupos delictivos, además de un aumento en el consumo de drogas.

El Jefe del Ejecutivo aceptó que se vive un momento muy difícil, pero aseveró que no dejará de trabajar  y que “aunque es complicado poco a poco disminuirá la delincuencia y se recuperará la paz” en el país.

La nota aquí.