CHILPANCINGO, Gro., 14 de mayo de 2018.- Los integrantes de la terna a ocupar el cargo de fiscal general de Guerrero coincidieron en que la prioridad es el acercamiento con la población para reforzar la credibilidad de la Fiscalía, y la profesionalización del personal.

En el transcurso de la comparecencia, el coordinador de Movimiento Ciudadano Silvano Blanco Deaquino puso en duda la experiencia de Jorge Zuriel de los Santos Barrila, de 33 años de edad, además de señalar que es recomendado del secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame.

El primero en comparecer fue José Balbuena Herrera, abogado integrante de la Barra de Acapulco y ex secretario técnico del órgano Auxiliar de la Comisión Nacional de Procesos Internos para el pre-registro de precandidatos a diputados federales y senadores del PRI en el estado, quien resaltó que el principal reto es recuperar la confianza de la ciudadanía en la Fiscalía General del Estado (FGE).

Dijo que es fundamental buscar una alianza con la sociedad para fomentar la cultura de la denuncia, pues se carece de credibilidad y por eso no se acude al Ministerio Público, y como parte de ello propuso la habilitación de un número 01800 para denuncias que funcione las 24 horas.

Asimismo planteó una reingeniería de la institución con menos áreas y más eficiencia, la capacitación del personal, y cuidado de los derechos humanos.

Mientras que en el tema de desaparecidos, indicó que se deben buscar mecanismos para que la sociedad y las autoridades trabajen juntos.

El segundo en participar fue Jorge Zuriel de los Santos, quien propuso una política de proximidad social para recuperar la confianza y credibilidad de los ciudadanos, pues esta se perdió por la falta de resultados y la inadecuada procuración de justicia.

Consideró necesario el fortalecimiento de la Coordinación de Servicios Periciales, así como la capacitación y certificación de agentes del Ministerio Público y policías ministeriales.

Consideró que es necesario invitar a colegios, organizaciones sociales y educativas para realizar campañas y acciones de prevención que tengan su base en la familia, además de crear órganos interdisciplinarios con especialistas y organizaciones para la atención de víctimas.

También sugirió contar con protocolos con perspectiva de género, abatir el rezago que existe en las averiguaciones previas y carpetas de investigación, y consideró que el cambio es un área de oportunidad para mejorar la corporación.

En su participación, Blanco Deaquino afirmó que todo indica que De los Santos Barrila será el próximo fiscal por ser recomendado del secretario de Gobierno y aclaró que no está mal que tenga dicho respaldo si lo asume con responsabilidad, por lo que dijo esperar que haya coordinación y no subordinación con el gobierno del estado.

Igualmente señaló que Florencio Salazar busca tener el control de la Fiscalía y mencionó que hay funcionarios estatales que intervendrán para que haya casos que no se resuelvan de forma adecuada. “No tiene ni idea de lo que significa ser fiscal”, le dijo.

Salomé Gutiérrez Aguirre fue el tercero en presentarse ante los integrantes de la Junta de Coordinación Política, quien presentó como principal propuesta activar los consejos consultivos de la Fiscalía en cada región, incluido una en la zona serrana.

Subrayó que es necesario escuchar a las víctimas de manera constante y el acercamiento permanente con los ciudadanos; como parte de ello, afirmó que se requiere abatir el rezago histórico de averiguaciones previas y digitalizarlas para que las víctimas sepan de sus avances.

Gutiérrez Aguirre aseguró no tener compromisos con nadie y resaltó que se requiere dar la autonomía necesaria a la Fiscalía, pues no se puede continuar bajo las órdenes de una sola persona.

Añadió que es necesario combatir la corrupción al interior de la FGE, que el fiscal no sea protagónico y capacitar al personal, así como eliminar los candados en la expedición de cartas de antecedentes no penales, pues muchas veces no están actualizadas.