CHILPANCINGO, Gro., 12 de septiembre de 2020.- El presidente del Grupo Chilpancingo, Adrián Alarcón Ríos, consideró que los gobiernos locales deberían aplicar el uso obligatorio de cubrebocas entre los ciudadanos y controlar los horarios de los negocios, ahora que Guerrero regresará a semáforo naranja debido al incremento de contagios de Covid 19 en los últimos días.

Consultado sobre el retroceso en el semáforo epidemiológico, el líder empresarial dijo que esta noticia “cae como agua helada” porque haber pasado a amarillo fue una esperanza e ilusión de volver a la normalidad.

Indicó que el retroceso se debe a la irresponsabilidad de todos los sectores sociales, en especial el gobierno porque no aplicó sanciones. “Por ejemplo, el ayuntamiento de Chilpancingo realizaba operativos pero lo dejó de hacer y luego ya se veían fiestas y se escuchaba música a las dos de la mañana en bares y casas”, indicó.

Aseguró que con la Cruzada social por la salud, seguridad y economía que iniciaron los empresarios el 1 de agosto, se logró que los adultos mayores usaran cubrebocas en las calles de la capital, pero señaló que aún existe resistencia entre los jóvenes.