ACAPULCO, Gro., 13 de septiembre de 2021.- El ex gobernador y presidente porteño Zeferino Torreblanca Galindo dijo que el Frente Cívico de Acapulco debe ser un espacio para una nueva generación de políticos, que aprendiendo de sus errores, quienes han gobernado ayuden a construir una democracia real, sin pensar únicamente en el populismo.

Hizo un llamado a que haya un nuevo Frente Cívico para los jóvenes sin discursos falsos, sin hacer a un lado a los viejos, pero que cause un “nuevo río de esperanza, este nuevo río de nueva alegría, de nueva democracia y de nueva participación en la juventud”.

“Lo que hacía bien en el viejo régimen era la formación de cuadros. Nosotros no nos preparamos para el poder, fuimos aprendiendo y la gente está desesperada por encontrar resultados y aquí, hay que generar esta nueva mística de trabajo. Esta nueva generación que piense distinto, pero también entender que tenemos que buscar oportunidades de empleo”, expuso Torreblanca Galindo en el acto protocolario de reanudación de actividades de la organización que fundó en 1993.

Durante su mensaje ante integrantes de sus gabinetes como alcalde y luego como gobernador, Zeferino Torreblanca indicó que la federación no debe tener privilegios ni tratos especiales, sino comprensión y apoyo.

Indicó que su aspiración es que esa organización tenga peso moral y no una organización masiva, sino que haga cosas distintas adecuándose a la nueva realidad, utilizando las herramientas que ahora existen para establecer una mística de comunicación para hablar con la gente.

“Lo más importante es que hay talento, no vendernos para que se conmiseren otros, sino para que nos reconozcan para que además de pobres podemos ser talentosos, preparados, y dispuestos a convertir una revolución armada en el estado, en una revolución de transformación verdadera, en acciones de hecho y de participación ciudadana”, argumentó.

Descartó que al encabezar la organización civil busque el poder, sino que aseguró estar a disgusto con el Acapulco que hay en la actualidad y no se puede ser sólo espectador de los acontecimientos sino actores. “De alguna manera no se va a resolver solo el problema de Acapulco, no se va a resolver el problema de Acapulco rumeando mi impotencia, sentándonos en el café a platicarlo, y decir lo vamos a resolver. ¿Qué les vamos a decir a las futuras generaciones, qué les estamos ofreciendo?”, cuestionó.

Afirmó que quienes llegaron a gobernar como parte de su gabinete era gente inexperta, “gente con ganas de cambiar” pero que cometieron muchos errores.

“Tanto gobierno como sea necesario pero tanta sociedad como sea posible, es decir, practicar la subsidiaridad. En los países avanzados, el gobierno dirige, da políticas públicas y lidera, abandera, organiza y armoniza a la sociedad. El gobierno no puede estar detrás de cada ciudadano, lo que tenemos que hacer es más ciudadanía y no más gobierno. Un gobierno fuerte y liderado con principios y como marcan las propias directrices estatutarias y legales pero la sociedad, también participando para transformar”, dijo Torreblanca Galindo.

Enlistó algunas acciones en materia de protección civil que comenzaron durante su gestión como alcalde de Acapulco, así como el seguimiento que hubo en la materia a nivel estatal, ya como gobernador.

“La autoridad está pensando nada más en la parte popular, en lo que deja votos y no en la parte que da sociedad y el sustento. Yo sé que una persona responsable, a veces es impopular, pero finalmente no se viene a quedar bien con nadie, sino con nuestras conciencias y lo que vamos a poder heredar. Son dos Méxicos totalmente distintos a los que nos vamos a enfrentar”; advirtió.

Subrayó que quienes integran al Frente Cívico deben ser promotores de la renovación generacional.

“Este Frente Cívico no puede estar conformado solamente por los que vivimos del pasado. El Frente Cívico tiene que ser un espacio para esta nueva generación de políticos y esta nueva generación con una nueva mística, si no, no vamos a cambiar”.

Reconoció a quienes fundaron el Frente Cívico y que han muerto, pues de ellos, dijo que buscaban una vida democrática en el país, a partir de 1993 cuando fue fundado el Frente Democrático Nacional, cuando no había una expresión ciudadana sino estaba cobijada por las siglas de un partido.

“Éramos unos herejes políticos el siquiera pedir que la vida política de país se democratizara (…) a lo que nosotros aspirábamos era que la democracia contara y valiera. Pero debemos hacer un análisis y un balance autocrítico. Logramos ganar la plaza pública, logramos convencer a la población. En mi caso, dentro de la autocrítica, yo quiero recordar que la tercera ocasión que logramos ganar la presidencia municipal, no la ganamos porque tal vez éramos mejores, vino un cambio porque había un hartazgo en la sociedad, como acaba de ocurrir en el 18, con el cambio de la Presidencia de la República”, expresó al inicio de su mensaje.