ACAPULCO, Gro., 24 de febrero de 2021.- El diputado federal de Morena por Guerrero, Rubén Cayetano García dijo que el priísta René Juárez Cisneros se le acercó a su curul con tono amenazante durante la sesión en la Cámara de Diputados.

En un posicionamiento, Cayetano García señaló que René Juárez le advirtió que no se metiera con él, tras exhibir ante el Pleno su conducta con Cynthia Iliana López Castro, quien disintió con su bancada, el PRI, en torno a la Ley de la Industria Eléctrica.

Aquí el texto íntegro:

René Juárez Cisneros cree que me puede venir a amenazar a mi curul y que lo voy a tolerar.

Con toda su prepotencia y al calor del debate que sostenemos en la Cámara de Diputados por el tema de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, se me acercó y tocando con fuerza mi hombro para llamar mi atención me dijo con tono amenazante “yo no me meto contigo, tú no te metas conmigo”.

El Coordinador del Grupo Parlamentario del PRI y yo jamás nos hemos dirigido la palabra, hasta ahora que vino muy agresivo.

Juárez Cisneros se molestó porque una de sus compañeras de bancada, en su legítimo uso de la palabra se atrevió valientemente a disentir con su grupo y él muy molesto le vino a reconvenir.

Es el caso que exhibí esa conducta ante el Pleno, en solidaridad con la priísta por considerarlo ético y cabal, pero se desató la prepotencia en la persona del coordinador priísta.  

Fiel a sus formas y estilos, cumplió su amenaza y se retiró sin escucharme lo que inmediatamente exhibí ante el Pleno, tal como lo demuestro con las fotografías que agrego a ésta publicación.

Voy a proceder ante el Comité de Ética de la Cámara de Diputados, en razón de que no permitiré que se soslaye esta digna representación que me dieron mujeres y hombres libres de la Costa Chica de Guerrero, ni que se me falte al respeto, ambos somos legisladores y somos pares en el parlamento mexicano y por eso mismo exigiré que se me respete.

Bienvenido el debate de altura, pero no la violenta prepotencia que no abona al ejercicio parlamentario.

¡Viva la fraternidad!